Saltar al contenido principal

‘Al Jazira’, mensajero y actor del cambio

Philip Seib, profesor de periodismo de la Universidad de California del Sur y autor del libro The Al Jazeera Effect: How the New Global Media Are Reshaping World Politics, analizó para RFI el trabajo y la identidad de la cadena de noticias basada en Qatar. Preguntas y respuestas sobre el canal satelital de noticias que cambió la manera de informar sobre y para el mundo árabe.

Anuncios

P: ¿Cómo describiría la cobertura que Al Jazira ha estado ofreciendo sobre las revueltas de Túnez y de Egipto? ¿Ha desempeñado un papel de mensajero o de actor?

R: Al Jazira es al mismo tiempo mensajero y actor; ambos son inseparables en esta situación. Al brindar información a una audiencia masiva, Al Jazira entrega al público un flujo de noticias esencial para la movilización de un gran número de personas. Muy poca gente sale simplemente a la calle para protestar sin saber qué está pasando. Al Jazira y otras fuentes son la clave de esto; sirven como disparadores para quienes quieren pasar a la acción.

P: ¿Cuál es la línea editorial de Al Jazira y quién la decide?

R: La “política exterior” de Al Jazira está ligada a Qatar, donde el Emir es presidente del Consejo de Administración y su principal fuente de financiación. Si el Emir desaprobase la cobertura que Al Jazira hace de Túnez y Egipto, ésta no estaría llevándose a cabo.

P: Una de las críticas recurrentes a Al Jazira es la de tomar partido, por ejemplo por el Hezbolá contra las facciones sunitas en Líbano o a favor de Hamas y en contra la Autoridad Palestina (AP) en los territorios palestinos. Hemos visto la ira de la AP tras la publicación de los llamados “Palestinian papers” divulgados por Al Jazira.

R: Todos los informes de noticias están sesgados por influencias de uno u otro tipo. La reciente cobertura de los “Palestinian papers” sirvieron a los intereses de Hamas contra la Autoridad Palestina, que es el punto de vista asumido por la administración de Al Jazira. Pero los informes estaban basados en hechos, lo que en última instancia es lo que más importa. En cuanto al Hezbolá, la situación es tan compleja que la cobertura de lo que ocurre hace imposible un análisis en una respuesta breve.

P: ¿Existen diferencias entre las opiniones que se ven reflejadas en Al Jazira en árabe y en la versión en inglés?

R: Las dos señales operan de manera independiente, pero en última instancia tienen el mismo padre –el Emir de Qatar. No siembre cubren las mismas noticias y su manera de informar toma en consideración la gran diferencia que existe entre ambas audiencias.

P: Otra de las objeciones que se la hacen a Al Jazira es la de ser sensacionalista.

R: Creo que las acusaciones de que Al Jazira incurre en el “sensacionalismo” están basadas en criterios periodísticos occidentales que no se aplican específicamente al trabajo de Al Jazira, y que esas críticas vienen por lo general de quienes están enojados con los contenidos de la cadena. Pero sobre todo, creo que Al Jazira en árabe y Al Jazira en inglés hacen un espléndido trabajo cubriendo lo que pasa en el mundo.

P: ¿Qué ha cambiado en la manera en que el mundo árabe se informa y en la libertad de expresión en estos países desde la llegada de Al Jazira?

R: Al Jazira ha cambiado la naturaleza del discurso público en el mundo árabe al cubrir acontecimientos mayores con ojos árabes y atreviéndose a informar sobre la corrupción gubernamental y otros temas que las viejas organizaciones de prensa manejadas por los gobiernos solían ignorar.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.