Saltar al contenido principal
Libia

El régimen de Kadafi se “hunde”, dice Londres

Musa Kusa, el 18 de marzo 2011
Musa Kusa, el 18 de marzo 2011 REUTERS/Zohra Bensemra

Londres considera la deserción del canciller libio Musa Kusa, apodado “el maestro del terror”, como una señal del “hundimiento” del régimen. El ejército estadounidense advierte, sin embargo, que el ejército libio “no está al borde de la ruptura”. De hecho, los pro-Kadafi siguen haciendo retroceder a los insurgentes.  

Anuncios

La deserción del canciller libio Musa Kusa, calificada de “duro golpe” por la Casa Blanca, es una victoria psicológica para la coalición, la cual continúa sus bombardeos para evitar que “Kadafi masacre a su pueblo”.

Musa Kusa, de 59 años, una de las principales figuras del régimen, estuvo vinculado en los últimos años a todas las negociaciones que permitieron que Libia regresara al seno de la comunidad internacional tras varios años de aislamiento por parte de Occidente.

“Su deserción muestra que el régimen de Gadafi, que ya ha visto varias deserciones importantes hacia la oposición, está fragmentado, bajo presión y hundiéndose desde dentro", afirmó el jefe de la diplomacia británica, William Hague, quien vaticinó además nuevas deserciones.

“Kadafi deber estar preguntándose quién será el próximo en abandonarle”, agregó Hague.

Fuentes de la oposición libia afirmaron que Kusa “tiene muchos secretos y llegó con toneladas de documentos”.

En el terreno, sin embargo, las tropas fieles al dirigente libio lograron hacer retroceder en el este del país a las desorganizadas fuerzas rebeldes.

Al final de la mañana se produjeron enfrentamientos alrededor de la terminal petrolera de Brega (800 km al este de Trípoli).

El miércoles, las fuerzas leales a Gadafi recuperaron el control del puerto petrolero de Ras Lanuf, 370 km al oeste del feudo de los rebeldes, Bengasi, y prosiguieron hacia Brega.

El jefe del Estado Mayor estadounidense, el almirante Mike Mullen, afirmó que las fuerzas armadas libias no están aún al borde de la ruptura, aunque los ataques de la coalición han dejado fuera de combate a un cuarto de las fuerzas de Kadafi.

Cerca de mil misiones de bombardeo fueron llevadas a cabo por aviones de la coalición desde el inicio de la intervención en Libia el 19 de marzo y más de 200 cruceros Tomahawk fueron disparados contra posiciones libias.

La OTAN, de otro lado, asumió hoy el mando de las operaciones en Libia, tomando el relevo de la coalición internacional, que desde el 19 de marzo dirigía la intervención contra las fuerzas de Gadafi, dijo el secretario general de la organización basada en Bruselas, Anders Fogh Rasmussen. 

Según el diario The New York Times, por otra parte, agentes de la CIA fueron desplegados en Libia para contactar con los rebeldes, mientras que la cadena ABC afirmó que el presidente Barack Obama autorizó ayudar en secreto a los rebeldes.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.