Saltar al contenido principal
Túnez

Elecciones bajo presión en Túnez

El saliente presidente Moncef Marzuki, en uno de sus últimos meeting antes de las elecciones de este domingo.
El saliente presidente Moncef Marzuki, en uno de sus últimos meeting antes de las elecciones de este domingo. REUTERS/Zoubeir Souissi

Los tunecinos van a las urnas este domingo en los primeros comicios presidenciales luego de la caída del dictador Zine el Abidin Ben Alí. Por su parte el grupo Estado Islámico amenaza con boicotear las elecciones y llevar a cabo ataques sangrientos.

Anuncios

El ejército mató a un hombre que intentaba atacar a militares de guardia en una escuela de la región de Kairuan donde se almacenaba material para la segunda vuelta de la elección presidencial que se lleva a cabo este domingo en Túnez.

El ataque tuvo lugar en una escuela de Haffuz, cerca de Kairuan (160 km al
sur de Túnez), y tres sospechosos fueron detenidos. Un militar resultó herido en un hombro y un sospechoso en la mano. Hasta comienzos de la tarde, es el mayor incidente que se ha registrado.

Existen temores porque el grupo Estado Islámico difundió un video hace un par de días en el que amenazaba con boicotear las elecciones. En la grabación, los terroristas reivindicaron, por primera vez, los asesinatos de dos políticos de izquierda en 2013 (Chokri Belaid y Mohamed Brahmi). También llamaron a los tunecinos a sumarse a la guerra santa, diciendo además que participar en los comicios va contra los preceptos del Estado Islámico.

Pero también hay tensión por tratarse de la segunda vuelta de las primeras elecciones presidenciales libres de este país, tras independizarse de Francia en 1956 y luego de la revolución que derrocó a Ben Alí. Se trata, entonces, de una prueba de fuego para la incipiente estructura democrática del país, pero también para las erráticas primaveras árabes.

En liza están dos experimentados candidatos, viejos conocidos de las lides políticas tunecinas. Moncef Marzouki y Caid Essebsi se enfrentan en las urnas y en las visiones políticas. Marzuki, de 64 años, antiguo militante de derechos humanos, le reprocha a su contendor un pasado autoritario: Essebsi fue ministro de Habib Burguiba y luego presidió el parlamento durante el mandato de Ben Alí. Essebsi, por su parte, acusa al saliente presidente de transición de representar un Estado que no ha logrado despegar.

En ese escenario, la formación islamista Ennahda –el segundo partido del país– rechazó apoyar a alguno de los dos candidatos, aunque algunos de sus líderes dijeron apoyar a Marzuki y otros declararon estar dispuestos a trabajar en un probable gobierno de Essebsi. Encabeza las encuestas, precisamente Essebsi, quien lideró la primera vuelta electoral con un 39,46% de los votos.

Con estas elecciones Túnez quiere dejar atrás la inestabilidad que ha marcado estos años de transición. Una tarea compleja si se mira de cerca la realidad tunecina, con fuertes índices de pobreza y desempleo. El nuevo mandatario tendrá una dura labor, más aún luego de una reforma que le restó poderes presidenciales, con el fin de no repetir la historia y recaer en un régimen autoritario.

 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.