Saltar al contenido principal

Pascua enlutada en Kenia

Una muchedumbre se aglomeró en Garisa para ver los cuerpos de los asaltantes de la universidad. 4 de abril de 2015.
Una muchedumbre se aglomeró en Garisa para ver los cuerpos de los asaltantes de la universidad. 4 de abril de 2015. REUTERS/Goran Tomasevic

Este domingo comenzó un duelo nacional de tres días tras el ataque a la universidad de Garisa en el que 148 personas, principalmente estudiantes, fueron asesinadas el pasado jueves por islamistas somalíes Shabab.

Anuncios

Kenia, país cristiano en un 80%, vive hoy el domingo de Pascuas más doloroso de su historia. En particular los cristianos que, según narran muchos testigos del drama, fueron fríamente seleccionados por los terroristas para asesinarlos por su confesión religiosa.

El mandatario keniano, Uhuru Kenyatta, decretó tres días de duelo nacional con banderas a media asta. A lo largo del país se celebran desde esta mañana misas dedicadas a las personas muertas en el campus de la universidad.

Kenia no cederá al terrorismo

"A pesar de la adversidad, no nos hemos plegado nunca, jamás nos plegaremos y continuaremos construyendo una nación próspera y segura", declaró el presidente Uhuru Kenyatta en su primera intervención pública desde el atentado. “Responderemos con la mayor severidad”, afirmó.

Ver para creer

Este sábado la policía sacó a la calle los cadáveres de los cuatro hombres que atacaron la universidad de Garisa, pero tuvo que regresar al hospital desbordada por una muchedumbre que lanzaba piedras contras los cuerpos, apilados en la parte trasera de un pick-up.

La enviada especial de RFI a Kenia, Sonia Rolley, informó que: “finalmente la policía dejó entrar a muchas personas en el hospital. Entre ellas, muchas mujeres con velo que encabezaban el cortejo. Una de ellas declaró que estaba contenta por la muerte de esos hombres que habían matado a tanta gente. Otras personas, principalmente hombres, acudieron a la morgue para identificar el origen de los asesinos”.

Según las autoridades el macabro desfile tenía como objetivo averiguar si alguien podía identificar a los autores de la matanza.

En Nairobi, la capital, unos manifestantes salieron a las calles del barrio somalí para recordar que "los musulmanes también son víctimas del terrorismo" o que ser "musulmán no quiere decir ser Seba”, y "la persecución sistemática de los musulmanes" en Kenia, así como "la ocupación de las tierras musulmanas", en alusión a Somalia, afirmaron los islamistas mediante un comunicado, informó la agencia AFP.

Las autoridades kenianas siguen buscando al que consideran el cerebro del ataque, Mohamed Mohamud, por el que ofrecen unos 200.000 euros (215.000 dólares).

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.