Saltar al contenido principal
Carrusel de las Artes

Doudou NDiaye Rose, el maestro de la percusión de Senegal

Audio 06:04
Doudou Ndiaye Rose.
Doudou Ndiaye Rose. AFP/PHOTO:SEYLLOU

Senegal perdió en este mes de agosto a uno de sus máximos embajadores culturales en el mundo: el apodado "matemático de los ritmos", Doudou NDiaye Rose, maestro de la percusión, falleció en su país que lo había nombrado "tesoro humano viviente" en 2006, con el impulso de la UNESCO. 

Anuncios

Nacido en 1930 en la medina de Dakar, cuando la actual capital de Senegal todavía era un municipio de la colonia francesa, el pequeño Mamadou NDiaye se empeñó en aprender a tocar el sabar, un tambor tradicional de piel de cabra.

"Empecé a aprender la percusión cuando tenía nueve años. En ese entonces había que ir a la escuela y mis padres no estaban de acuerdo con la idea de que fuera músico. Siempre tuve problemas con mi tío: era muy nervioso y me pegaba siempre porque no quería que aprendiera la percusión. Yo era un buen alumno, entonces él quería que yo siguiera con mis estudios. Pero cada vez que partía hacia la escuela, bastaba con que escuchara un sonido del tambor y algo me desviaba, y me decía: ‘no, Doudou, no vayas a la escuela, hay que tocar el tambor’. Era más fuerte que yo", contó el músico a RFI hace años.

A pesar de las reticencias de su familia, Doudou estudió los ritmos con un profesor que él eligió, y a los 25 años viajó por su país para aprender de los más ancianos. Así el músico y poeta se convirtió además en un técnico inigualable con conocimientos enciclopédicos: "Conozco miles de ritmos porque lo aprendí seriamente. Viajé por las diez regiones de mi país para aprender todos los ritmos de cada región y compuse también otros ritmos míos. Fui hasta el fondo del país para conocer a los ancianos para aprender el lenguaje de la percusión. Porque antes de la radio, la televisión y el teléfono, la gente se comunicaba con la percusión. Había que conocer todo esto: el ritmo de los animales, de los seres humanos..."

Doudou NDiaye Rose atravesó y encarnó la historia de Senegal y de África. Su carrera despegó realmente en el Día de la Independencia de su país en 1960 cuando desfiló junto a cientos de tamborileros frente al presidente y poeta Léopold Sédar Senghor. Luego se convertiría en el Jefe Tambor Mayor del Ballet Nacional de Senegal.

Delgado pero impresionante por su derroche de energía en el escenario, el percusionista también se entregó a muchas aventuras musicales. Invitado a la ceremonia del Bicentenario de la Revolución francesa en 1989, marchó en los Campos Elíseos, interpretando la Marsellesa a su manera. Compartió escenarios con los Rolling Stones, grabó en el sello de Peter Gabriel y condujo formaciones de más de cien percusionistas.

Una joya del patrimonio senegalés que el pasado 19 de agosto se apagó para siempre, pero cuyos tambores sonarán por muchas décadas más en miles de corazones del continente africano.

Entrevistados: Doudou NDiaye Rose (archivo), y Carlos Fuentes, periodista especializado en música africana.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.