Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Sudán del Sur: la nación más joven (y quebrada) del planeta

Audio 04:34
Refugiados en Adjumani el pasado 4 de junio
Refugiados en Adjumani el pasado 4 de junio CHARLES LOMODONG / AFP

La nación más joven del mundo celebra su quinto aniversario con un fuerte estallido de violencia. Este martes y tras el alto el fuego de ayer, la situación parece haber vuelto a la normalidad según fuentes consultadas por RFI. A pesar de que sus habitantes esperaban que la independencia traería la paz tras la guerra civil que vivió Sudán entre 1985 y 2005, el conflicto está lejos de su punto final. 

Anuncios

Más inflación que en Venezuela, fondos desaparecidos, donantes irritados por la corrupción con la que se manejan los señores de la guerra y sin posibilidad de extraer el petróleo, el gran recurso nacional.  Es la situación de la nación más joven del planeta, Sudan del Sur, que en los últimos cinco días ha sufrido 35.000 desplazados más. 

El aeropuerto internacional de Juba, la capital sursudanesa, así como algunos comercios, abrían hoy de nuevo sus puertas, después de la relativa calma tras el cese de las hostilidades declarado ayer por las fuerzas enfrentadas desde el pasado jueves, tras las presiones ejercidas por la comunidad internacional.  Los enfrentamientos entre los partidarios del presidente, Salva Kiir, y los defensores del vicepresidente, Riek Machar, fueron especialmente intensos cerca del aeropuerto y en el barrio de Tomping. 

Joy, una joven sursudanesa de 24 años, médico, ha relatado la situación para RFI:  "Ha sido una situación muy difícil para nosotros, no sabíamos a dónde ir... ahora ha vuelto la calma pero la gente sigue con miedo. En mi opinión, dos gobiernos no pueden controlar un país. Queremos paz, un gobierno para un país"

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó el domingo la escalada de violencia en el país y exhortó a Kiir y Machar a tomar bajo control sus respectivas fuerzas y comprometerse a implementar el acuerdo de paz, incluido un alto el fuego permanente y la retirada de las fuerzas militares de Juba.

Hasta ahora se sabe en forma oficial que han muerto 300 personas en este estallido, aunque las cifras son difícilmente comprobables.

Machar lidera SPLA-IO, una facción rebelde que rivaliza con el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLA) leal a Kiir. A finales de 2013, el entonces vicepresidente Machar fue acusado por Kiir de una intentona golpista, lo que dio origen a choques armados en Juba. Las partes firmaron un acuerdo de paz en agosto pasado; en abril de 2016, Machar volvió a la capital y juró el cargo de vicepresidente primero.

Este nuevo estallido aún no tiene causas claras. Un diplomático occidental citado por la agencia France Presse criticó "la brutalidad absurda tanto de unos como de otros, que responden a provocaciones". 

(Con France Presse y fuentes propias)

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.