Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

La RDC no sale de la crisis a pesar del 'diálogo nacional'

Audio 04:08
Manifestación de opositores a Joseph Kabila, el pasado 19 de septiembre de 2016 en Kinshasa.
Manifestación de opositores a Joseph Kabila, el pasado 19 de septiembre de 2016 en Kinshasa. REUTERS/Kenny Katombe

Después del fuerte estallido de violencia de principios de esta semana, una calma tensa reinaba este miércoles en Kinshasa. Sin embargo, el conflicto congoleño que gira en torno a la figura del presidente Joseph Kabila está lejos de resolverse.

Anuncios

"Violencia inasumible e inaceptable de la que aún se desconoce el número exacto de muertos": con estas palabras condenaba Hollande la espiral de violencia en la República Democrática del Congo desde la tribuna de Naciones Unidas donde reveló que ya en 2012 dudó en asistir a la cumbre de la Francofonía celebrada en Kinshasa y finalmente acudió y expresó al presidente congoleño Kabila que Francia no transigiría en la celebración de elecciones, en su fecha y en el proceso constitucional.

Lo cierto es que varias personas murieron este martes en nuevos disturbios en Kinshasa, donde las sedes de tres partidos de la oposición fueron incendiadas, luego de los mortíferos choques del lunes. Este miércoles, la situación en la capital congoleña parecía más calmada.

La oposición había llamado previamente a manifestar en todo el país para exigir la partida efectiva del presidente Kabila al término de su mandato el 20 de diciembre, y la organización en los plazos previstos de comicios presidenciales. La oposición y el poder se acusaron mutuamente por la violencia y los saqueos.

El país atraviesa una crisis política vinculada al proceso electoral desde la cuestionada reelección de Kabila en 2011, quien llegó al poder en 2001 tras el asesinato de su padre. Kabila no puede volver a presentarse al término de su mandato, pero la oposición teme que intente permanecer en el poder.

Este brusco aumento de la tensión en la capital congoleña se produce cuando la mayoría en el poder y algunos representantes de la oposición discuten en el marco de un "diálogo nacional", rechazado por parte de la oposición.

Según la ONU, sólo un proceso inclusivo que incluya todo el espectro político podría dar con una solución aceptable. Algunos miembros de la oposición y de la sociedad civil, que forman parte del proceso de diálogo, apuestan por retrasar las elecciones, pero a condición de que se cree un gobierno de unidad nacional en el que no esté Kabila.

Entrevistados: José María Aranaz, director de la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (UNJHRO) en el Congo, y Jean-Lucien Bussa, diputado por la oposición partidaria del diálogo y la negociación con el gobierno.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.