Saltar al contenido principal
Argelia

‘Hay que ver si la sociedad argelina aceptará esta hoja de ruta’

Argelinos celebran la decisión de Buteflika de no presentarse para un quinto mandato, este 11 de marzo de 2019 en Argel.
Argelinos celebran la decisión de Buteflika de no presentarse para un quinto mandato, este 11 de marzo de 2019 en Argel. REUTERS/Zohra Bensemra

El presidente argelino Abdelaziz Buteflika renunció este lunes a presentarse a un quinto mandato y aplazó sin fecha las elecciones presidenciales del 18 de abril, prorrogando de facto su mandato actual. ¿Hasta qué punto se trata de una victoria para los manifestantes? Se lo preguntamos al especialista Rafael Bustos.

Anuncios

El anuncio de Abdelaziz Buteflika en el que declara renunciar a un quinto mandato, en un mensaje a la nación publicado por los medios oficiales, fue recibido con un concierto de bocinas en el centro de Argel.

“No habrá quinto mandato” y “no habrá elecciones presidenciales el próximo 18 de abril”, dice el mensaje, que indica además que las próximas presidenciales “tendrán lugar al término de la conferencia nacional inclusiva e independiente (...) equitativamente representativa de la sociedad argelina así como de sus sensibilidades”.

Buteflika afirma asimismo que seguirá siendo jefe de Estado más allá del final oficial de su mandato, el 28 de abril de 2019, y se mantendrá en el cargo hasta que se elija a su sucesor.

Según Rafael Bustos, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y coordinador científico del Observatorio Político y Electoral del Mundo Árabe y Musulmán (OPEMAM), estos anuncios “son una buena noticia para todos aquellos que han estado luchando y pidiendo que no se produjera el quinto mandato. Es en primer lugar el reconocimiento de una demanda popular masiva, y que una parte del régimen comparte”.

Sin embargo, subraya el especialista, es “una victoria importante pero con una reserva, que es que se pone en la mesa un itinerario, una hoja de ruta para seguir adelante, y hay que ver si la sociedad argelina la va a aceptar”. En efecto, si bien se anuncian cambios, “las promesas de reforma se han hecho muchas veces. Buteflika ya prometió cambios electorales, cambios de gobierno” que no se dieron, recalca Bustos.

De hecho, no todos los argelinos están satisfechos. Ya hay constancia de una nueva convocatoria a manifestarse el próximo viernes 15 de marzo en todo el país. “Son muchos actores, hay que ver qué respaldo tiene esa nueva convocatoria que no da por válidas estas promesas, promesas que no tienen fecha exacta. La carta presidencial dice que la conferencia se tiene que acabar antes de finales del 2019 pero tampoco pone una fecha para celebrar los nuevos comicios”, comenta el analista.

“En todo caso parece precipitado poder redactar una nueva Constitución en esos plazos. El problema es la credibilidad de las personas de las que procede esta carta”, enfatiza Bustos quien aconseja “esperar a ver qué pasa” aunque duda de que estos anuncios convenzan a la gente y permitan ponerle fin a la movilización.

En estas semanas de manifestaciones, la demanda que más vuelve es que haya cambios de fondo. Según Bustos, “la modificación del sistema tocaría muchos puntos. Tienen que ver con el papel del Ejército y los servicios secretos, con el sistema económico, la transparencia, el sistema electoral, el sistema de partidos. Tocan muchos ámbitos de la organización política y económica del país”.

Durante años, prosigue el especialista, “derechos y libertades han sido restringidos por las leyes del estado de emergencia, desde el año 1992: limitaciones a los derechos de asociación, de reunión, de expresión, penas de cárcel y multas contra periodistas, blogueros, caricaturistas,...”.

Ahora, el futuro de Argelia “depende de la reacción de la calle: si la calle no reduce esa presión, no van a bastar estas medidas, van a tener que tomar otras decisiones más importantes”. También depende de si “se fractura o no la oposición, si una parte acepta la propuesta del régimen, o si siguen unidos a exigir cambios de fondo”, concluye Rafael Bustos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.