Saltar al contenido principal

En Sudán, el Consejo Militar convoca a elecciones tras sangrienta represión

Unos 60 manifestantes murieron el 3 de junio en la dispersión de la sentada frente al cuartel general del Ejército en Jartum, afirmó el Comité Central de Médicos Sudaneses.
Unos 60 manifestantes murieron el 3 de junio en la dispersión de la sentada frente al cuartel general del Ejército en Jartum, afirmó el Comité Central de Médicos Sudaneses. REUTERS/Stringer

En Sudán, el Consejo Militar de Transición ha anunciado la cancelación de todos los acuerdos firmados con los manifestantes civiles. Su líder, que habló en medio de la noche, también anunció elecciones en un plazo de nueve meses.Con el corresponsal de RFI en Jartum, Sébastien Nemeth.

ANUNCIOS

Los golpistas han cambiado las reglas del juego. En medio de la noche, el líder de la junta sudanesa, Abdel Fatah al-Burhan, habló por televisión. Un discurso de unos minutos en el que anunció detener las negociaciones con los civiles y cancelar los acuerdos concluidos.

Asimismo, con el objetivo de restablecer el orden, el funcionario anunció la celebración de elecciones nacionales y regionales en un plazo de nueve meses, así como la formación de un gobierno.

Los ministros tendrán una triple misión: detener a todos los miembros del antiguo régimen de Omar al-Bashir implicados en actos de corrupción y delincuencia, llevar la paz a las zonas de conflicto y preparar un entorno propicio para unas elecciones transparentes. El jefe del Consejo Militar ha prometido una vez más ceder el poder a los que serán elegidos por el pueblo.

Al menos 35 muertos

En cuanto a la masacre de este lunes 3 de junio en la sentada, que dejó al menos 35 muertos y 650 heridos, Abdel Fatah al-Burhan lamentó que la limpieza de Nile Street haya sobrepasado los límites de lo previsto. Pero Nile Street es donde hubo tres tiroteos la semana pasada, no la famosa sentada. Como si, por tanto, atacar la sentada no hubiera sido el objetivo inicial, cuando todos los testimonios indican lo contrario.

"Lo destruyeron todo", explicó Dora, periodista y miembro de la Asociación de los Profesionales Sudaneses, la punta de lanza de la revolución. "Todavía oímos disparos. Ya nadie se atreve a salir a la calle. La gente ni siquiera pudo recuperar los cuerpos de sus seres queridos", agregó.

¿Y ahora?

El fiscal abrirá una investigación, anunció Abdel Fatah al-Burhan, y agregó que la estabilidad del país tiene un costo y requiere sacrificios. Los militares parecen querer minimizar su responsabilidad después del baño de sangre: el funcionario dejó claro que en esta situación los males son compartidos entre militares y políticos, quienes según él han prolongado las negociaciones e intentado excluir a las demás fuerzas para volver a crear un régimen totalitario.

"Volveremos a tomar la calle", añade Dora, "y la retomaremos pacíficamente. Pero no volveremos a negociar jamás con el Consejo Militar. Estos hombres sólo merecen prisión".

Este martes, Jartum se despierta en una atmósfera tensa. La capital es un pueblo fantasma y desde el amanecer se escuchan esporádicamente disparos, pero también en Omdurmán, la ciudad vecina. Según varios testigos, los militares están dispersando violentamente cualquier intento de reunión.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.