Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

'La actitud de Washington en Libia responde a intereses del Golfo', analista

Audio 06:28
Un tanque destruido, perteneciente a las fuerzas del mariscal Jalifa Haftar, encontrado en el sur de Tripoli, en Libia.
Un tanque destruido, perteneciente a las fuerzas del mariscal Jalifa Haftar, encontrado en el sur de Tripoli, en Libia. REUTERS/Ismail Zitouny

El bombardeo el miércoles de un centro de migrantes en Libia, cerca de la capital Tripoli, ha causado indignación en la comunidad internacional. En una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, Washington decidió bloquear un texto de condena a este ataque. 

Anuncios

El enviado de la ONU en Libia, Ghassan Salamé, afirmó el miércoles 3 de julio que el ataque contra el centro de migrantes, que dejó más de 40 muertos, podía constituir "un crimen de guerra". El bando implícitamente acusado es el del mariscal rebelde Jalifa Haftar, que ha llevado a cabo desde hace varios meses un operativo militar contra la capital Trípoli, contra la sede del Gobierno de Acuerdo Nacional, el poder reconocido oficialmente por la comunidad internacional. 

Haizam Amirah-Fernández, analista de asuntos arabes y mediterráneos, descifra para RFI los diferentes actores del conflicto. 

RFI: ¿Cómo se dibujan los diferentes apoyos al mariscal Haftar en Libia?

Haizam Amirah-Fernández: El mariscal es un hombre de la guerra y quiere presentarse como líder de un ejército nacional libio pero realmente es una facción armada más que se enfrenta en un conflicto interno en Libia. Existen distintos grupos que tienen orientaciones diferentes ideológicas o con presencia regional diferente. 

Sin embargo, no solamente es un conflicto libio entre libios. Ahí estan involucrados muchos actores que tienen interés en apoyar a bandos enfrentados. Están impidiendo un proceso internacional liderado por Naciones Unidas para crear un gobierno de unidad nacional. Hablo de actores y vecinos del entorno inmediato del Norte de África, como el Egipto, que está apoyando al mariscal Haftar. Estamos hablando también de países de la península arábiga o del Golfo: los Emiratos Árabes Unidos, que tienen un papel también de apoyo fuerte al mariscal, así como Arabia Saudí.

Por parte europea, no existe una posición común. El marsical Haftar parece recibir apoyo por parte de Francia de distintas formas. Tres meses después del asalto a Trípoli no solamente no ha conseguido avanzar sino que ha empeorado cualquier salida pacífica al conflicto.

RFI: ¿Por qué Washington se rehusó a respaldar un texto de condena del ataque contra el centro de migrantes de Tajura?

H.A-F: El ataque se atribuye al parecer -y eso habría que investigarlo- una aviación militar o bien directamente de las fuerzas del mariscal o de algún país qué tiene base en la zona. Podría ser en Egipto o los Emiratos Árabes Unidos. El hecho de que Estados Unidos haya impedido una declaración del Consejo de Seguridad responde a intereses del Golfo y a la conexión muy fuerte que existe entre el presidente Trump y los hombres fuertes de los Emiratos Árabes Unidos, Mohamed bin Zayed, y de Arabia Saudí, el príncipe heredero , Mohamed bin Salmán. Parece que este ataque fue una globo sonda para ver hasta dónde se podía llegar sin que hubiera una reacción, una respuesta muy firme, por parte de la comunidad internacional.

RFI: Desde hace muchas semanas, en la ONU se pide votar una resolución de cese al fuego. ¿Qué la está bloqueando actualmente?

H.A-F: Evidentemente en Libia no se está respetando ninguna de las normas que ha impuesto la ONU. Por ejemplo, el embargo de armas que se adoptó en 2011 no impide que en la práctica sigan entrando armas de todos lados, apoyando a las partes enfrentadas y minando cualquier posible solución pacífica o proceso de crear un gobierno de unidad nacional.  Se está permitiendo que Libia siga haciendo el escenario de una guerra por delegación y que se convierta en un agujero negro, con grandes amenazas no solamente para la región del norte de África sino también para el entorno mediterráneo y para Europa. 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.