Saltar al contenido principal

Sudán: el futuro gobierno civil frente al desafío democrático

Manifestantes sudaneses en la ciudad de Atbara celebran la firma del acuerdo de transición al gobierno civil. Sábado 17 de agosto.
Manifestantes sudaneses en la ciudad de Atbara celebran la firma del acuerdo de transición al gobierno civil. Sábado 17 de agosto. AFP/Ahmed Mustafa

Acuerdo histórico en Sudán: después de 240 días de protestas, los civiles y los militares finalmente firmaron este sábado un acuerdo constitucional para organizar la transición hacia el poder civil. Este domingo será disuelto el Consejo militar.   

Anuncios

Los militares en el poder y los representantes del movimiento de oposición firmaron este sábado 17 de abril un acuerdo final para definir los parámetros que permitan una transición de un poco más de tres años hacia elecciones constitucionales.

El acuerdo incluye una declaración constitucional, cuyo esbozo data de principios de agosto, y de una declaración política, finalizada en julio. Los diversos organismos de la transición deben establecerse en los próximos días.

Este domingo, el Consejo militar actualmente en el poder será disuelto para ser reemplazado por un consejo soberano compuesto por seis civiles y cinco militares.

Esta institución será dirigida por un militar durante los primeros 21 meses y los 18 meses siguientes será un civil. Este consejo soberano será garante de la transición y designara el Primer ministro para que se posicione el 21 de agosto.

Las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, estandarte del movimiento contestatario, ya eligió a su candidato para el puesto. Abdallah Hamdok, un economista, ex alto funcionario de la ONU. Si es aprobado por el consejo, deberá nombrar rápidamente un gobierno de máximo 20 ministros. El Parlamento deberá formarse dentro de los 9à días posteriores a la firma del acuerdo.

Las tres instituciones deberán garantizar la implementación de los principales enunciado en el texto acordado:

  • Pluralismo político
  • Derechos de la mujeres
  • Igualdad de todo ante la ley

Sin olvidar la gestión de conflicto en el país. Los procesos de paz en los estados de Darfur, Kordofán del Sur y del Nilo Azul, aun crean polémica entre los firmantes.

Si los acuerdos de paz no son firmados con las regiones en conflicto, la paz en todo el país tendría pocas posibilidades. Por ejemplo, el movimiento revolucionario compuesto por tres movimientos armados, que buscan garantías para alcanzar la paz, expreso su inconformidad con el acuerdo político.

El movimiento revolucionario integra la coalición por la libertad y el cambio. Considera que es un “error estratégico” no incluir en el acuerdo una clausula sobre la paz global y durable en todo el territorio sudanés.

>>>Lea también: Sudán: los desafíos del acuerdo de transición

¿La junta militar cederá el poder?

Esta transición política marca un cambio para el país en 63 años de independencia. La sociedad civil han accedido al poder tan solo en tres ocasiones (un total de 11 años). Cada vez, por golpe de estado, militares acaban con la experiencia democrática. Ellos han gobernado el país durante 54 años.   

Los manifestantes sudaneses temen que esa situación se repita, sobre todo, durante un periodo de transición superior a tres años. Los islamistas y partidarios del antiguo régimen rodean el poder. Están presentes en todas las entidades y el riesgo es que en cualquier momento pueden intentar tomarse el poder por la fuerza.

Pero la mayor preocupación de los sudaneses es la junta militar que participará en el poder durante este periodo de transición. Después de la masacre de Khartoum contra los manifestantes el 3 de junio pasado, la confianza  entre los militares y los manifestantes se rompió. Varios veedores insisten en que hay ciertos signos que indican que los militares quieren quedarse en el poder porque no firmaron el acuerdo hasta después del aumento de la presión internacional.

Además, la presencia en el Consejo soberano del general Mohamed Hamdan Daglo, apodado Hemeti, inquieta a los manifestantes. Las fuerzas que dirige Hameti están acusadas de aterrorizar el estado de Khartoum, como antes en Darfour.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.