Saltar al contenido principal

Limitan drásticamente la venta de elefantes salvajes de África a los zoológicos

Crías de elefantes en un centro especializado en Nairobi, Kenia, el 12 de marzo de 2019.
Crías de elefantes en un centro especializado en Nairobi, Kenia, el 12 de marzo de 2019. YASUYOSHI CHIBA / AFP

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), reunida en Ginebra, ha prácticamente prohibido la venta de elefantes salvajes de África. Zoológicos y parques de atracciones casi no podrán conseguirlos. Una decisión que fue bien recibida por las ONG, pero que no complace a todos los países africanos.

Anuncios

Con el corresponsal de RFI en Ginebra, Jérémie Lanche.

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) limitó drásticamente este martes la venta al extranjero de elefantes de África capturados en la naturaleza, para zoos o parques recreativos, una decisión celebrada por las oenegés como un gran avance.

La iniciativa fue adoptada con 87 votos a favor, 29 en contra y 25 abstenciones. El texto, presentado por la Unión Europea, provocó fuertes discusiones entre las delegaciones, e incluso se interrumpió la reunión.

Entre los principales opositores, Zimbabue y Botsuana. Ambos países consideran que su población de elefantes es demasiado grande y desean poder comerciar libremente. Zimbabue ha vendido casi un centenar de ellos en los últimos años a China y Dubái.

Conservación in situ

El 19 de agosto se había adoptado una primera versión del texto, en el primer día de la reunión de la CITES. El documento, presentado por varios países africanos, concluía que sólo "los programas de conservación in situ dentro del espacio de reparto natural de la especie" constituían destinos "apropiados y aceptables" para esos animales, excluyendo a los zoos o los parques recreativos.

Una intensa campaña de presión, con celebridades como Pamela Anderson, Brigitte Bardot o Jane Goodall, tuvo lugar entre las dos votaciones.

Este martes, en sesión plenaria, la Unión Europea presentó una versión enmendada del texto para intentar llegar a un compromiso. Las enmiendas prevén que los elefantes salvajes capturados podrán ser transferidos a zonas protegidas o hacia programas de conservación, en su espacio de reparto actual o pasado.

Se prevén excepciones en "circunstancias excepcionales", tras consultas a expertos de la CITES y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), o en los casos de "traslados temporales en situaciones de emergencia". Con la existencia de "circunstancias excepcionales", "una estrecha puerta permanece entreabierta, pero traspasarla será difícil", estima la ONG Robin Wood.

El comercio de marfil sigue prohibido

La CITES también rechazó una solicitud de Zimbabue, Botsuana y Namibia para levantar parcialmente la prohibición del comercio de marfil. Según las ONG medioambientales, la medida habría fomentado aún más la caza furtiva. 40.000 elefantes son afectados cada año por esta práctica.

"Una madre elefante es asesinada por cazadores furtivos por el marfil, y la cría se queda sola", subraya Arnaud Horellou, de la delegación francesa ante la CITES y el Museo de Historia Natural de París. "Necesita ayuda para crecer en primer lugar. A menudo, será destetado y en este caso, será trasladado a un centro. Así que hay que considerar esta transferencia temporal para luego volver a ponerlo en la naturaleza, de lo contrario el elefante muere. Este tipo de casos requerían excepciones muy específicas que fueron tomadas en cuenta para evitar que se convirtiera en una puerta oculta para enviar elefantes al zoológico", explica.

La CITES, creada hace más de 40 años, fija las reglas del comercio internacional de más de 35.000 especies de fauna y flora salvaje y dispone de un mecanismo para sancionar a los países que incumplan esas normas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.