Saltar al contenido principal
Túnez

Libre, el candidato Nabil Karoui se medirá con el candidato islamista en las presidenciales

El candidato presidencial Nabil Karoui, este 10 de octubre de 2019 delante de su casa en Túnez.
El candidato presidencial Nabil Karoui, este 10 de octubre de 2019 delante de su casa en Túnez. REUTERS/Zoubeir Souissi

La justicia tunecina ha decidido poner en libertad al candidato presidencial Nabil Karoui, detenido desde el 23 de agosto por sospechas de fraude fiscal y blanqueo de dinero. Aunque se mantienen los cargos en su contra, el hombre de negocios fue liberado este miércoles por la noche de la prisión de Monarguia, cerca de Túnez. 

Anuncios

Fue una sorpresa. En vez de un aplazamiento de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales prevista para el domingo, pedido por los abogados del candidato Nabil Karoui al Tribunal Administrativo, la Corte de Casación decidió liberar al hombre de negocios.

Esta inesperada liberación eclipsó en gran medida el anuncio de los resultados oficiales de las elecciones parlamentarias, en las que el partido islamista Ennahdha salió vencedor.

Acogido como un héroe

El miércoles por la noche, cuatro días antes de la segunda vuelta de las elecciones, el jefe de Nessma TV salió de la cárcel y fue recibido como un héroe por sus partidarios. Vestido de negro, sonriendo, estaba rodeado de numerosos miembros de las fuerzas de seguridad ante una multitud compacta que intentaba acercarse a él. Simpatizantes lo cargaron sobre sus hombros antes de que se fuera en una Mercedes negro.

En la sede de su partido Qalb Tounes, donde llegó luego, lo esperaba mucha gente. "Sinceramente, ruego desde el fondo de mi corazón que sea nuestro presidente In šāʾ Allāh [ojalá] el domingo", se entusiasmaba Fatma, una bandera en la mano con la efigie de su candidato. Por su parte, Sessi, de Bizerta, afirmaba que la salvación vendrá de la juventud: "Los jóvenes tunecinos votarán a Nabil Karoui porque son modernos y tienen una mente abierta".

Finalmente, sin hacer ninguna declaración oficial, el candidato salió por una puerta trasera y, escoltado por la guardia presidencial, se reunió con su familia en Cártago. En los días que quedan de la campaña, un debate televisado está previsto entre los dos candidatos, Nabil Karoui y el jurista conservador Kaïs Saied.

Aunque se mantienen los cargos en su contra, su liberación es el epílogo de una saga judicial que dominó estas elecciones tunecinas. Desde la prisión, Karoui denunció "un intento de golpe de Estado" y afirmó ser "el primer preso político desde la revolución" tunecina. Acusado desde julio de blanqueo de dinero y evasión fiscal, había sido detenido el 23 de agosto pasado.

Campaña en pueblos lejanos

Durante tres años, los partidarios de Nabil Karoui han ido de pueblo en pueblo para apoyar a familias sin recursos. "Nabil Karoui lucha contra la pobreza, utiliza sus propios medios financieros para ayudar a las familias desfavorecidas, sobre todo en el campo del noroeste del país. Por ejemplo, dio 500 dinares a unas personas para que pudieran comprar corderos para la fiesta del Tabaski", cuenta Ahmed, un jubilado.

Isaui Nuah, una arquitecta de 27 años, es diputada por Qalb Tounes. Su estrategia fue hacer "una campaña puerta a puerta. Nuestra prioridad era hablar directamente con la gente, y una vez ahí, tomamos el tiempo de escuchar y entender mejor sus preocupaciones. También organizamos cafés políticos, que permiten crear debates con ideas contradictorias ", explica.

Los militantes organizaron pocos mitines políticos. Salwa Smaoui, La esposa de Karoui, fue la encargada de vehicular sus ideas en la televisión estas últimas semanas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.