Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

La sociedad civil de Marruecos sale al rescate de los más pobres

Audio 02:56
En Marruecos, para los jóvenes con pocos recursos, los estudios superiores no son una opción.
En Marruecos, para los jóvenes con pocos recursos, los estudios superiores no son una opción. Flickr/Oscar Gomez

En Marruecos, la sociedad civil ha desarrollado un fuerte sistema de solidaridad para ayudar a los más necesitados, entre ellos los jóvenes que no tienen suficientes medios para estudiar.

Anuncios

Marruecos cuenta con muchos necesitados, pero mientras algunos piden limosna en la calle, otros viven su indigencia en el anonimato.

Jóvenes, por ejemplo, parcos en recursos, que aspiran a una formación profesional o a estudios superiores pero cuya situación familiar les impide cumplir el sueño de la construcción personal.

Algunas fundaciones, como la Fundación Marroquí del Estudiante (FME), intentan ayudar a estos jóvenes. “Hemos permitido a 1.800 jóvenes realizar sus sueños, sus ambiciones porque lo merecen a pesar de la precariedad, y eso gracias a la solidaridad, a todo un ecosistema de solidaridad para que puedan hacer estudios superiores. Tenemos ingenieros, notarios, médicos…”, cuenta su director, Hamid Benelafdil, ingeniero de formación y hoy un reconocido empresario en Marruecos.

Hamid alcanzó su estatus social gracias a personas solidarias que le auparon en su trayectoria, porque al igual que cada uno de los chicos que acoge en su fundación, él tampoco tenía medios.

“Se han creado como conexiones que permiten a sus donantes convertirse en padrinos. Ser madrina o padrino no es un trabajo remunerado pero sí un compromiso moral que nos permite a todos participar en la vida de todos los jóvenes merecedores”, explica Miriam, una donante anónima, feliz de haberse convertido en madrina de un chico huérfano, estudiante de medicina.

Oumaima, hija de notable que viaja mucho por el país debido a la profesión de su padre, también tenía muy claro desde pequeña que su vocación era la acción solidaria: “Mis mejores amigos en ese momento eran muy brillantes en la escuela, pero tenían bolsas de plásticos como mochilas, por eso rechazamos mi hermano y yo esas mochilas escolares y las intercambiamos por bolsas de telas (militares) para integrarnos en el grupo”, recuerda.

Esta solidaridad anónima es bastante fuerte en el país, y permite sostener a una población importante.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.