Saltar al contenido principal
Turquía/Libia

¿Qué está en juego detrás de la iniciativa militar turca en Libia?

Fuerzas del mariscal Jalifa Hafter, abril de 2019.
Fuerzas del mariscal Jalifa Hafter, abril de 2019. Reuters/ Esam Omran Al-Fetori

En Libia, la ciudad de Sirte fue tomada por las fuerzas del mariscal Jalifa Hafter. Un duro golpe para el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), que controlaba la ciudad desde el 2016. Desde la caída del régimen de Gadafi en 2011, Libia vive una guerra fratricida. El GNA, con sede en Trípoli y reconocido por la ONU, enfrenta desde abril del año pasado al hombre fuerte del este del país, Hafter, que cuenta con el apoyo de Arabia Saudita, entre otros. El escenario se complicó aún más desde que Turquía aprobó el envío de tropas a Libia en apoyo del GNA.

Anuncios

Según ha confirmado el Gobierno turco, soldados turcos han sido despachados hacia Libia, informa nuestro corresponsal en Turquía, Andrés Mourenza. Aunque oficialmente no se han dado números, los analistas turcos estiman que se trata de al menos 300 efectivos de fuerzas especiales, así como mercenarios sirios favorables a Ankara, y armamento. El objetivo es apoyar al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) con sede en Trípoli ante el embate del mariscal Hafter, que asedia la capital libia desde hace meses.

Si bien el Gobierno de Trípoli es el único que reconocen las Naciones Unidas, así como Estados Unidos y la Unión Europea, su apoyo real se circunscribe a Turquía y a ayuda financiera de Qatar. Mientras que los rebeldes del mariscal Hafter cuentan con apoyo de Emiratos Árabes, Arabia Saudita y sobre todo, Rusia, que ha enviado a varios cientos de mercenarios.

“Aunque aislada diplomáticamente, Turquía se enfrenta en Libia a una alianza del este, que reúne en torno al mariscal Hafter a los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Arabia Saudita, Grecia, un invitado sorpresa que son las fuerzas sudanesas, y Rusia. El gran y creciente número de fuerzas extranjeras que participan en la crisis libia es una situación sin precedentes, nunca antes experimentada en suelo africano. Sin embargo, Turquía cree que tiene derechos legítimos e históricos en Libia y no quiere quedarse al margen ante esta situación. Ayudó a la oposición libia a deshacerse de Kadafi con otro estado, Qatar. Pero hoy en día, este dúo Qatar-Turquía obviamente no pesa contra la otra coalición”, analiza Hasni Abidi, profesor asociado a la Universidad de Ginebra y director del Centro de Estudios e Investigación sobre el Mundo Árabe y Mediterráneo (CERMAM) en Ginebra.

“Hay tres razones para esta iniciativa”

Para Hasni Abidi, “hay tres razones para esta iniciativa. La primera es la importante relación que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y su partido político el AKP, han tenido tanto con Fayez al-Sarraj, presidente del Consejo Presidencial de Libia, como con el gobierno de Trípoli desde que Sarraj asumió el cargo de jefe de este gobierno reconocido internacionalmente”.

“El segundo punto”, prosigue Abidi, “es que el apoyo de Turquía a la Libia post-Kadafi no es nuevo. Comenzó durante las operaciones occidentales contra el régimen de Kadafi cuando Turquía eligió su bando apoyando masivamente a la ciudad de Misrata y su milicia”.

Pero el tercer punto, “que muy probablemente desencadenó este voluntarismo turco en Libia, son las maniobras entre Egipto, Israel, Grecia y Chipre en el llamado ‘Foro del Gas de Oriente Medio’, donde Turquía se dio cuenta de que estaba fuera de juego por primera vez en una zona importante y estratégica. Obviamente, la única manera de que Turquía esté presente, de que no quede excluida de esta región ni de una importante cuestión económica, es tener un punto de apoyo, y no hay mejor área estratégica para esto que Libia. Por ello, el gobierno turco se preocupó de ‘validar’, o mejor dicho, de ‘legitimar’ su relación con Sarraj mediante la firma de un acuerdo con el gobierno de Trípoli, tras el cual se delimitaron las fronteras marítimas”, explica el analista.

“Una derrota de Hafter es muy difícil”

¿Qué escenario se vislumbra con el envío de tropas turcas a Turquía? Según el director del CERMAM, “el objetivo de Turquía es congelar estas operaciones. Se trata de evitar que el mariscal Hafter se apodere de la ciudad de Trípoli y le haga perder todos sus bienes. Por otro lado, una derrota de Hafter es muy difícil, porque requeriría un compromiso militar muy, muy grande”.

Por lo tanto, “nos encontramos en una situación de estancamiento en la que ninguna fuerza militar puede prevalecer sobre la otra. La ventaja de Sarraj es que es reconocido por la comunidad internacional y la ventaja del mariscal Hafter es que es visto como el hombre fuerte capaz de mantener la calle libia y expulsar a sus milicias. Pero la pregunta es qué podría pasar después. ¿Cuál podría ser la solución? ¿Cuál puede ser la alternativa después de, por ejemplo, hacer la guerra contra las milicias? Y, sobre todo, ¿cuáles podrían ser las consecuencias de un gran asalto militar a una capital densamente poblada con un número tan grande de grupos armados, tan bien equipados?”, concluye Hasni Abidi.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.