Saltar al contenido principal
Sudán

La hambruna en el zoológico de Sudán, en medio de la convulsión política

Un león desnutrido en el zoológico de Al-Qureshi, Jartum, el 19 de enero de 2020.
Un león desnutrido en el zoológico de Al-Qureshi, Jartum, el 19 de enero de 2020. ASHRAF SHAZLY / AFP

Uno de los cinco leones africanos enfermos y desnutridos en cautiverio en un zoológico de Jartum murió este lunes, según indicó un funcionario, en tanto circulan muchos llamados en las redes sociales sudanesas para intentar salvar a estos grandes felinos. Desde el parque, reclaman que la transformación política del país llegue también al zoológico.

Anuncios

Por Kamal Abdourahim, corresponsal de RFI en Jartum

En el parque al-Qureshi, en el centro de Jartum, dos estudiantes están al acecho: esperan por ver a esos animales de los que todo el mundo habla desde el domingo.

"Vengo a menudo a este parque. Antes, la situación de los animales no era tan mala pero ahora es realmente fea. Antes, solíamos escuchar sus rugidos después de la puesta del sol pero hace tiempo que no los escuchamos. Así que pensamos que algo anda mal", explica una de las chicas.

Frente a la puerta del zoológico, un guardia pide a los curiosos que no tomen una foto. El lunes, uno de los cinco leones africanos enfermos y desnutridos en murió, en tanto circulan muchos llamados en las redes sociales sudanesas para intentar salvar a estos grandes felinos.

La leona, que fue alimentada mediante sonda y perfusión durante varios días, murió este lunes temprano, dijo Issameddin Hajjar, empleado del parque Al Qureshi, donde los animales sufren desde hace varias semanas por la falta de alimentos y medicinas.

Durante los últimos días, muchos habitantes se han preocupado por el destino de estos animales. Algunos han perdido dos tercios de su masa corporal. Dentro de una de las jaulas, Mohamed Eltayeb, un estudiante de veterinaria, toma muestras de una leona.

"Están sufriendo de desnutrición, anemia y deshidratación. También están afectados por una infección bacteriana. Su entorno no es saludable y su jaula es demasiado pequeña”, explica a RFI.

Mohamed se ha ofrecido como voluntario para ocuparse de los animales. "Esta es una situación inaceptable e inhumana. Reaccionamos en cuanto vimos las imágenes en las redes sociales y estamos tratando de ver cómo podemos mejorar la situación”, afirma.

Acusado por el estado de las bestias, el dueño del zoológico, Suleiman Badroldine, se defiende. Su empresa se ha hecho cargo de la gestión del parque, del que forma parte el zoológico.

"Depende del servicio de protección de la vida silvestre cuidarlos, cuidarlos y alimentarlos. Nosotros sólo les echamos un vistazo”, argumenta.

Por todos los animales carnívoros del zoológico, el gestor recibe un subsidio de 3.000 libras sudanesas al mes, es decir, menos de 60 euros, una suma insuficiente según Hatim Haya, uno de los administradores del parque, que denuncia la falta de implicación de las nuevas autoridades.

"Necesitamos más espacio y recursos para estos animales. No tenemos suficientes medios para ellos. También necesitamos un nutricionista. No tengo miedo de decir la verdad. Estamos entrando en una nueva era de libertad y democracia. Hicimos la revolución para lograr ciertos objetivos. Una de ellas es que ahora debemos hacer las cosas como corresponde. No debemos seguir ocultando los problemas”, recalca.

El 19 de diciembre de 2018, centenares de sudaneses comenzaron a protestar en varias ciudades tras la decisión del gobierno de triplicar el precio del pan en plena crisis económica. Las protestas se transformaron en una revuelta que acabó el 11 de abril con la destitución por parte del ejército del presidente Omar al Beshir, tras 30 años de poder totalitario.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.