Saltar al contenido principal
Noticias de América

La dolarización de facto de Venezuela

Audio 02:42
Bebidas vendidas en dólares en un bodegón de Caracas, el 12 de diciembre de 2019.
Bebidas vendidas en dólares en un bodegón de Caracas, el 12 de diciembre de 2019. REUTERS - Manaure Quintero

“La moneda del Imperio”, según la retórica bolivariana, ha dejado de ser mala palabra. Con la venia del régimen de Nicolas Maduro, la economía venezolana se dolariza. Se trata de una de las medidas de flexibilización que permiten vislumbrar señales de recuperación. Pero ¿cuál es el impacto real de este fenómeno?

Anuncios

El propio Nicolás Maduro reconoció en diciembre de 2019 que el billete verde se había transformado en una válvula de escape para la histórica crisis económica que atraviesa su país. Recordemos que, según el FMI,  la economía venezolana se contrajo un 35% en 2019 y la inflación rondó el 200.000 por ciento.

Ahora, en el país de los anaqueles vacíos, los productos se ofrecen en las redes sociales y en bodegones, almacenes improvisados que venden todo en dólares. Los artículos son accesibles a quienes ganan en divisas o reciben remesas de parte de los 4,5 millones de venezolanos que partieron al exilio. Esto supone un alivio para algunos, y a falta de estadísticas oficiales confiables, se reporta una mejora parcial de la vida económica a través de una dolarización de facto tolerada por el régimen de Maduro.

“La dolarización está extendida, está en las zonas populares. Ya más de la mitad de las transacciones que se hacen en promedio en Venezuela se hacen en dólares”, afirma Henkel García, director de la consultora Econométrica.

“En la liquidez que uno puede recoger del dinero que hoy sirve para hacer transacciones domina el dólar. De todo el dinero que circula de manera electrónica y en términos de efectivo en esta economía, tres cuartas partes son dólares y una cuarta apenas es moneda local.

La creciente circulación del dólar en Venezuela es sólo uno de los factores que explican la existencia de señales de recuperación en la economía venezolana, según Henkel García.

“Hay cierto alivio, pero que uno no puede atribuirlo por completo a la dolarización. Creo que hay algo de mejora pero allí coinciden otros hechos como la flexibilización económica que el gobierno ha hecho: ya no hay controles de cambio que teníamos años atrás. Además hay un factor social, la gente empezó a esperar que su destino dependiese de sí mismo y no de condiciones políticas o económicas externas para empezar a hacer su vida. Hay que destacar que todavía no es una mejora significativa y hoy día Venezuela vive en términos generales con una precariedad clara donde todavía tenemos una alta tasa de éxodo. Sin duda hay mejores condiciones, pero no estamos cerca de una recuperación franca de la economía venezolana”, concluye.

Sin una solución política a la vista, sin financiamiento internacional y la falta de dólares por la situación petrolera, es difícil saber si esta Venezuela puede estar levantando cabeza o se trata meramente de estrategias de supervivencia provisorias.

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.