Saltar al contenido principal
CORONAVIRUS - EE.UU.

Cifras del desempleo podrían seguir aumentando en Estados Unidos

Los datos que trascienden hoy alarman a los analistas porque el fenómeno podría ampliarse a sectores tradicionalmente más sólidos.
Los datos que trascienden hoy alarman a los analistas porque el fenómeno podría ampliarse a sectores tradicionalmente más sólidos. REUTERS/Andrew Kelly

En dos semanas, casi 10 millones de personas -6,6 millones sólo la semana pasada- han engrosado las listas de desempleo en Estados Unidos al abrigo del cierre de gigantes de la restauración o el comercio. Los economistas habían pronosticado un fuerte aumento, pero no a este nivel.

Anuncios

En el contexto de la crisis sanitaria de la COVID-19 y de la paralización de la economía, el doble de estadounidenses solicitaron ayuda por desempleola semana pasada comparado con la semana anterior.

Una situación sin precedentes

En Estados Unidos, el 70% de la economía depende del sector servicios, que ocupa a millones de trabajadores con sueldos bajos, dependientes de las propinas de los clientes y con un contrato laboral que permite el despido inmediato sin indemnización alguna, reporta nuestro corresponsal en Washington, Xavier Vilà.  

En dos semanas, casi 10 millones de personas -6,6 millones sólo la semana pasada- han engrosado las listas de desempleo y es probable que esta cifra, ya excepcional, siga aumentando, puesto que el sistema de seguro de desempleo todavía tiene un gran atraso de reclamaciones pendientes. Un aumento tan rápido no tiene precedentes. En dos semanas, Estados Unidos registró tantos pedidos como en los primeros seis meses de la crisis del 2008.

Lea también: Nueva York, epicentro de la epidemia en Estados Unidos

Esto afecta desproporcionadamente a camareros o vendedores de grandes almacenes como Macys, por ejemplo, que esta semana ha cerrado 775 tiendas y dejado a 125 mil personas sin empleo. Pero la crisis amenaza también a trabajadores con sueldos bajos en cines o gimnasios, negocios que han trasladado su oferta al ámbito digital, lo que amenaza con cronificar la precariedad laboral.

En la ciudad de Nueva York, donde el sector de la restauración emplea a más de 150.000 personas, 25.000 restaurantes dicen haber perdido en dos semanas la mitad de su volumen de negocios. El 11% de estos restaurantes podrían cerrar antes de fin de mes, informa la corresponsal de RFI Loubna Anaki.

Temores a que se amplíe el fenómeno

“Los sectores más afectados son, por supuesto, los sectores más afectados por la cuarentena, es decir, la distribución masiva, todo el sector de hoteles, restaurantes y cafés, una serie de pequeñas empresas están perdiendo su volumen de negocios. En Estados Unidos, se despide a la gente con mucha facilidad y no existe un equivalente al desempleo técnico”, explica Henri Sterdyniak, economista del Observatorio Francés de Coyunturas Económicas (OFCE).

Lea también: Coronavirus: El Senado de EE.UU. aprueba un enorme paquete de ayuda económica

Además, los datos que trascienden hoy alarman a los analistas porque el fenómeno podría ampliarse a sectores tradicionalmente más sólidos como la construcción, con gran presencia de hispanos, así como los transportes, la industria y la asistencia social.

El paquete de estímulo ratificado la semana pasada por Donald Trump debería tener el efecto de aumentar aún más las filas de los que solicitan el subsidio, ya que se ha ampliado a otros trabajadores, como los independientes o la gente que trabaja a tiempo parcial.

Estas cifras llevan a prever la pérdida de 20 millones de puestos de trabajo a finales de este mes, lo que sería más del doble de todo lo que se perdió durante la gran recesión de hace una década.

Crisis inmobiliaria

Como consecuencia del desempleo, la crisis inmobiliaria ya se avecina. En un país en el que la protección social y los ahorros son muy bajos, millones de estadounidenses despedidos a causa del coronavirus se encuentran en una gran precariedad y es posible que ya no puedan pagar su alquiler. En este contexto, podrían producirse desalojos en serie, como ocurrió durante la crisis de los “subprimes” en 2008.

En Nueva York como en Seattle, Los Ángeles y San Francisco, los llamados a “huelgas de alquileres” son numerosos en las redes sociales. Para limitar el impacto de esta crisis inmobiliaria, varios gobernadores han declarado una moratoria sobre los desalojos: 90 días de aplazamiento en el estado de Nueva York, 60 días en California.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.