Saltar al contenido principal
CORONAVIRUS - HAITÍ

Haití: 'Es una gestión poco responsable y muy poco transparente'

Según el analista Camille Chalmers, el Estado haitiano invierte poco en la salud.
Según el analista Camille Chalmers, el Estado haitiano invierte poco en la salud. AFP/File

Haití registró su primera muerte debido a la pandemia de coronavirus el domingo. Las medidas para prevenir la propagación de la enfermedad en este país caribeño densamente poblado son muy difíciles, si no imposibles de aplicar. RFI entrevistó a Camille Chalmers, profesor de Economía y de Ciencias Políticas en la Universidad de Port-au-Prince, Haití.

Anuncios

RFI: ¿Cuál es la situación del sistema de salud en Haití en general, a sabiendas de que es un país que padece grandes deficiencias en la materia?

Camille Chalmers: Haití, como todos los países del sur, está viviendo una situación muy grave creada con esta pandemia de la COVID-19, pero también por las estructuras globales del sistema mundial que hace que en Haití tengamos un sistema de salud muy deficiente. El Estado haitiano está haciendo muy pocas inversiones en este campo. Se calcula que menos de 4% del presupuesto que va a la salud pública, e incluso en los últimos años se ha dado una desinversión en los servicios públicos, a raíz de la aplicación de medidas neoliberales.

Así que estamos en una situación muy débil para enfrentar esa pandemia: con 911 médicos para casi 12 millones de habitantes y servicios de instituciones sanitarias que muchas veces no están disponibles, o que son muy caros, incluso en los hospitales públicos. Muchas veces los usuarios deben pagar ellos mismos los medicamentos. Además esta pandemia interviene en Haití en una situación de grave crisis política, social y económica porque estamos saliendo de un proceso de grandes movilizaciones populares en contra del gobierno actual; un gobierno no legítimo, autoritario, que salió completamente de la legalidad constitucional y que perdió toda legitimidad política.

Y ahora el gobierno está utilizando esta crisis para intentar reconstruir su legitimidad, y cae también muchas veces en actitudes autoritarias, tomando decisiones sin consulta y sin proceso de concertación con los actores indicados. Por ejemplo, decretó el cierre de las zonas francas sin haber consultado a los sindicatos y a los dueños de las empresas.

También hay que subrayar que la epidemia en Haití no ha llegado con mucha fuerza, pues tenemos 21 casos confirmados y un muerto confirmado.

RFI: ¿Qué disposiciones se han tomado para prever o detectar los posibles casos de coronavirus?

Camille Chalmers: El gobierno haitiano ha tomado unas medidas que son copias miméticas de las decisiones tomadas en los países desarrollados, sin tener en cuenta las especificidades de la realidad social haitiana. Por ejemplo, el confinamiento fue adoptado sin tomar en cuenta las necesidades de la vida rural. Un campesino no puede quedarse en su casa sin alimentar a sus animales, sin darles de beber, etcétera. Así que es totalmente incompatible con un confinamiento absoluto como lo pretende el gobierno.

Y además sabemos que gran parte de la economía urbana es una economía informal, con 92% de las actividades en el sector informal, y con las necesidades de esa población que pasa su tiempo afuera para buscar los ingresos diarios. Así que es una opción mimética que no toma en cuenta y tampoco aprovecha la situación actual para favorecer más inversiones en el sector rural, más inversiones en la cultura campesina que podría suministrar muchos de los bienes importados y podría cambiar un poco la situación muy grave que viven los campesinos haitianos.

RFI: ¿Cuál es la reacción del gobierno ante el primer muerto? ¿Cuál es la actitud de la población?

Camille Chalmers: Los movimientos sociales y las organizaciones progresistas han tomado iniciativas de lanzar consignas de formación de comités, de brigadas de solidaridad y de defensa y de protección del pueblo en cada barrio. Esas brigadas tienen la función básicamente de informar a la población, de suministrar una información científica y segura, y de orientar las medidas de seguridad que deben tomar en la cotidianidad.

Y también es muy importante exigir transparencia en los gastos del gobierno que ya empezó una distribución de alimentos que no corresponden realmente porque aumentan las importaciones. No está gestionado con transparencia sino favoreciendo a algunas empresas muy cercanas al poder actual. Así que es una gestión poco responsable y muy poco transparente, que no corresponde a la emergencia que estamos viviendo y tampoco a las necesidades del pueblo haitiano.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.