Saltar al contenido principal
Estados Unidos

Una multitud en Houston rinde homenaje a George Floyd

Decenas de miles de personas participaron en el homenaje a George Floyd en Houston el 2 de junio de 2020.
Decenas de miles de personas participaron en el homenaje a George Floyd en Houston el 2 de junio de 2020. Mark Felix / AFP

La marcha organizada en memoria de George Floyd, que murió asfixiado por un policía, reunió a 60.000 personas. Un número impresionante para esta ciudad de Texas. La procesión fue encabezada por la familia del hombre, que creció en Houston.

Anuncios

Muchos de ellos llevaban camisetas con la imagen de George Floyd, con sus palabras últimas, "No puedo respirar”. En la multitud, a pie o a caballo, afroamericanos, pero también latinos y asiáticos, reporta nuestro enviado especial a Houston, Thomas Harms.

“Me sorprendió mucho, pero también me emocionó mucho ver a tanta gente", asegura un joven. “Gente de color, latinos, asiáticos. Y es bueno ver que una ciudad tan diversa como Houston está unida”, agrega.

Varios sheriffs caminan con la multitud. Los policías levantan sus pulgares en apoyo. El jefe de la policía de Houston, Art Acevedo, se arrodilla con los manifestantes. Incluso Will Hurd, el único congresista republicano negro en el Congreso de EE.UU., está en la multitud.

Al llegar frente al ayuntamiento, miles de personas escuchan a la familia. “Nunca pensé que habría tanta gente para mi hermano", dice el hermano de George, Philonyse Floyd. “No estaría aquí si no fuera por ustedes. Estaría en casa en estado de shock en mi silla. Estoy herido. Amo a mi hermano”, confiesa.

La reforma de la policía

A continuación toma la palabra el abogado de la familia Floyd, Lee Merritt. Se muestra determinado: "Tenemos que llevar esta lucha a Washington DC. Pedimos la creación de una Ley de Reforma Policial George Floyd... Y no vamos a dejar de protestar o de luchar hasta que eso ocurra”, enfatiza.

La lucha es titánica, al punto que cuestiona todo el sistema policial del país. Porque, según Human Rights Watch, basándose en las estadísticas de los últimos tres años, este sistema no da el mismo valor a todas las vidas humanas.

“El 25% de los muertos por la policía”

“En Estados Unidos, la policía mata unas 1.000 personas al año, lo que es mucho", dijo Kenneth Roth, director ejecutivo de la ONG, en una entrevista con Marie Normand, periodista del servicio internacional de RFI. “Pero también hay que verlo desde una perspectiva racial. En los últimos tres años, aunque los afroamericanos constituyen sólo alrededor del 13% de la población de los Estados Unidos, representan el 25% de los muertos por la policía, casi el doble de esa cifra. Es aún peor si sólo miras a los muertos que estaban desarmados: alrededor del 37% son negros”, añade.

“¿Cómo invertir la tendencia? Hay que examinar la impunidad con la que operan los agentes de policía", dice Roth. “Hay muy pocos juicios. Pero el tratamiento de los afroamericanos por parte de la policía es sólo una parte del problema, una parte de la forma en que son tratados por el sistema político de los Estados Unidos. Hay una falta de financiación para el acceso a la atención sanitaria básica. Este es uno de los factores que explican por qué la tasa de mortalidad entre los afroamericanos por la pandemia de coronavirus ha sido tan alta. Y es por eso que el asesinato de George Floyd provocó tal animosidad en todo el mundo: realmente refleja el abuso de un sistema más grande”, apunta Roth.

El cambio desde las urnas

Para muchos manifestantes en las calles de Houston, ahora se necesita un cambio profundo. Pero también un cambio que pasará por las urnas el próximo noviembre.

Sin embargo, muchos analistas de los Estados Unidos están observando con creciente preocupación cómo crecen las amenazas de Donald Trump a las protestas contra la violencia policial, el racismo y la desigualdad en los Estados Unidos.

"Confieso que tengo miedo. No veo cómo podemos salir adelante con este presidente y tal división del país", estima Dick Howard, profesor emérito de filosofía política de la Universidad de Stony Brook en Nueva York, entrevistado por Stefanie Schüler.

“El presidente sabe que está en gran desventaja en la campaña electoral. No entiende ni respeta la Constitución, la idea de la separación de poderes, necesaria para el gobierno de una república. Me temo que está sobrepasando sus propias competencias. Por otro lado, suponiendo que no sea reelegido [en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre], no sé qué harían sus partidarios: los trumpistas están cada vez más enardecidos. ¿Qué puede significar eso entre ahora y noviembre? Tengo fuertes temores”, señala.

Por el momento, las amenazas de Donald Trump no impiden la movilización en el país. En las afueras de Houston, en Los Ángeles, el alcalde Eric Garcetti, junto con agentes de policía, se arrodilló en el suelo, símbolo desde 2016 de la denuncia de la violencia policial contra la minoría afroamericana.

En Washington, varios miles de personas, incluyendo la senadora demócrata Elizabeth Warren, marcharon el martes por la noche, desafiando el toque de queda de la ciudad a las 7 p.m., la última de una serie de protestas. Los accesos a la Casa Blanca fueron bloqueados por barreras metálicas, impidiendo cualquier confrontación directa con las fuerzas del orden.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.