Saltar al contenido principal
Colombia/El cambio de Mando

Santos asume y abre las puertas al diálogo con Venezuela

Santos, instantes después de jurar como nuevo presidente de Colombia este sábado en Bogotá.
Santos, instantes después de jurar como nuevo presidente de Colombia este sábado en Bogotá. Photo: Reuters

El ex Ministro de Defensa de Uribe juró este sábado como nuevo presidente para el periodo 2010-2014 y pidió un diálogo directo para recomponer las maltrechas relaciones con el Gobierno de Chávez.También fue conciliador con Correa, se mostró dispuesto a conversar con la guerrilla y planteó un gobierno de unidad nacional que apunte a la equidad social.

Anuncios

"Juro ante Dios y prometo al pueblo cumplir fielmente la Constitución y las leyes de Colombia". Al decir esas palabras, Juan Manuel Santos se convertía en el sucesor de Álvaro Uribe como nuevo presidente de un país apremiado no solo por las desigualdades sociales sino por el estrago de la guerrilla y sacudido últimamente por los nubarrones en sus relaciones con Venezuela y Ecuador. Hacia esos países vecinos apuntó, conciliador, en lo más saliente de su discurso de investidura.

Al cabo del juramento formal en una ceremonia austera armada en las escalerillas del Palacio Legislativo, en Bogotá, al gobierno de Chávez le pidió un diálogo "franco y directo, en el marco del respeto mutuo, de la cooperación recíproca y de la firmeza contra la criminalidad”. Con los mandatarios de Iberoamérica como testigos y ante una explanada colmada, apuntó: “Así como no reconozco enemigos en la política nacional, tampoco en el extranjero. La palabra guerra no está en mi diccionario", afirmó Santos, quien durante estas dos semanas de crecientes tensiones había guardado silencio absoluto. Venezuela rompió relaciones con Colombia el pasado 22 de julio, luego de que el gobierno del ahora ex presidente Álvaro Uribe denunció que unos 1.500 guerrilleros colombianos se esconden en ese país, lo que Caracas niega.

Como atisbando una nueva era en las relaciones entre los dos países, el canciller venezolano Nicolás Maduro estuvo presente en la ceremonia. También acudió el presidente ecuatoriano Rafael Correa, en lo que constituye su primera visita a Colombia desde que en marzo de 2008 rompió las relaciones diplomáticas, luego de que las fuerzas militares colombianas bombardearon un campamento de la guerrilla FARC en su territorio.

Esa acción, ordenada por el propio Santos cuando era ministro de Defensa, le valió una causa penal en Ecuador, donde un juez lo acusa de asesinato, aunque su nueva investidura le reviste de inmunidad y Correa aseguró este sábado que puede viajar a su país "cuando lo desee". Los vínculos con Ecuador fueron restablecidos a nivel de encargados de negocios en noviembre de 2009. Este mismo sábado, Santos entregó a Correa una computadora incautada a las FARC tras el ataque a su campamento de Ecuador, uno de los requisitos de ese país para reanudar plenamente las relaciones.

La política local

En su discurso, Santos aseveró que una prioridad de su gobierno será la "unidad nacional" en busca de "la prosperidad social para todos los colombianos". Y agregó: "A los pobres no los vamos a defraudar, no les fallaremos. Trabajaremos para disminuir la pobreza con la misma fuerza y compromiso con que combatimos y seguiremos combatiendo el terrorismo". También prometió reducir a un solo dígito la tasa de desempleo actual, de 12% y presentó algunos objetivos de su plan de gobierno, entre los que se destacan la construcción de un millón de nuevas viviendas, servicio de salud universal, acceso masivo a la educación y perseguir la corrupción.

Por supuesto, también tuvo palabras para referirse a la guerrilla. En referencia a las FARC, el flamante presidente ofreció abrir el diálogo si éstas abandonan la violencia y cesan los secuestros. "A los grupos armados ilegales que invocan razones políticas y hoy hablan otra vez de diálogo y negociación, les digo que mi gobierno estará abierto a cualquier conversación que busque la erradicación de la violencia, y la construcción de una sociedad más próspera, equitativa y justa", aseveró. También prometió regresar a los campesinos las tierras de las que se han apoderado narcotraficantes, paramilitares y guerrilleros.

La reacción de Chávez

El presidente venezolano Hugo Chávez respondió a la invitación al diálogo y se mostró dispuesto “a voltear la página completa y mirar hacia el futuro". Ofreció a Santos viajar a Colombia para entrevistarse con él, si el mandatario colombiano no puede ir a Caracas en tres o cuatro días. Chávez, sin embargo, arremetió contra Uribe, a quien llamó "lacayo del imperio yanqui" y acusó de haber llevado a su país "por caminos de sangre y de guerra", durante sus ocho años de gobierno.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.