Saltar al contenido principal
COLOMBIA

La Corte Constitucional colombiana suspende el acuerdo militar con EEUU

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton y el ex presidente colombiano, Álvaro Uribe.
La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton y el ex presidente colombiano, Álvaro Uribe. © Reuters

La sentencia obliga al Gobierno de Colombia a someter el convenio a la aprobación del Congreso, ya que lo considera un tratado internacional y no un simple acuerdo. El convenio, que se suscribió el 30 de octubre del año pasado, fue el desencadenante de la crisis diplomática con el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Anuncios

La Corte Constitucional de Colombia ha dejado en suspenso el acuerdo militar que este país suscribió con Estados Unidos, en base al cual el ejército estadounidense podía operar en siete bases militares colombianas y que fue el principio del fin de las relaciones del Gobierno del ex presidente Álvaro Uribe con Venezuela.

A juicio del Alto Tribunal el contenido del convenio entre ambos países sobrepasa los límites de un simple acuerdo y se adentra en las competencias de un tratado, por lo que debe ser votado en el Congreso para que sea legal. "El acuerdo no puede surtir efectos en el ordenamiento interno de Colombia hasta que no se satisfaga dicha exigencia", declaró el presidente de la Corte, Mauricio González.

Con seis votos a favor y tres en contra, la sentencia argumenta que los compromisos que adquiere el Estado colombiano al permitir operar en su territorio a soldados de otro país van más allá de las competencias presidenciales, especialmente en lo que se refiere a los umbrales de “impunidad” colateral que puede habilitar el acuerdo para los soldados estadounidenses, a ojos de los magistrados.

De esta forma, una de las primeras decisiones que tiene que tomar el nuevo presidente colombiano, Juan Manuel Santos, es si deja las cosas como están, o vuelve a remover las ascuas de las recién estrenadas “buenas relaciones” con el su homólogo venezolano, Hugo Chávez. El presidente de Venezuela rompió los intercambios comerciales con Colombia a raíz de este asunto, y la tensión entre ambos países se fue incrementando hasta acabar rompiendo sus lazos diplomáticos.

El acuerdo se suscribió el 30 de octubre de 2009. Los objetivos que declararon los firmantes era que serviría para combatir al terrorismo de las FARC y el narcotráfico. Los aviones militares estadounidenses podrían sobrevolar el espacio aéreo de Colombia y usar la infraestructura de su red de telecomunicaciones por satélite. Del mismo modo, se autorizaba el libre tránsito de 800 militares y 600 contratistas civiles estadounidenses. Así, quedarían a su disposición las bases militares de Malambo, en el Caribe; Palanquero, sobre el Magdalena Medio y Apiay, en el departamento de Meta. Dos más de la Armada (Marina de Guerra) en el Atlántico y el Pacífico, así como los centros de entrenamiento de Tolemaida y de Larandia.
 

Ahora esos convenios quedan sin validez y el Gobierno debe decidir qué hacer. De momento, la única posición oficial es la del respeto a la decisión. Tanto el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, como el de Defensa, Rodrigo Rivera, se pronunciaron en este sentido y reiteraron la importancia de las relaciones entre ambos países en asuntos de seguridad y defensa en la lucha contra el narcotráfico.

“El Gobierno resalta que esto no afecta los acuerdos previamente suscritos y vigentes con ambos gobiernos, que se seguirán cumpliendo de buena fe”, señaló Rivera. Punto final. De momento.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.