Saltar al contenido principal

Ataques en Internet a quienes boicotean a Wikileaks

Visa y Mastercard rompieron con Wikileaks.
Visa y Mastercard rompieron con Wikileaks. ©Reuters

Las web de Mastercard, Visa, PayPal y PostFinance han sido atacadas. También las de personalidades como el fiscal sueco que lo acusa y hasta Sarah Palin. Una guerra ha empezado: "El campo de batalla es Wikileaks", es la consigna de AnonOps, el grupo de 'hackers' que ha salido en defensa de Assange.PayPal reconoce presiones de EEUU

Anuncios

Una guerra se ha declarado en torno a Wikileaks. Tras saltar por los aires los secretos diplomáticos guardados por Estados Unidos gracias a la filtración de los cables de las embajadas proporcionadas por la web de Julián Assange, todo un arsenal político y empresarial ha caído sobre Wikileaks. Sin embargo, Assange no está solo: un grupo de hackers está atacando a todo aquél que, entienden, participa en el boicot a Wikileaks.

Los piratas informáticos atacaron el miércoles la web de la compañía americana de tarjetas de crédito Mastercard y a la de Visa. La página del banco suizo Postfinance también fue atacada. La página de pagos por Internet PayPal, también. ¿Qué les une a todas estas empresas?: retirarles sus servicios a Wikileaks. Y tienen algo más en común: sus páginas web han sido atacadas o bloqueadas por los hackers.

Los piratas informáticos se agrupan bajo el nombre de AnonOps y dicen "luchar contra la censura y los derechos de autor". Una vez bombardearon las páginas de esas empresas, su periscopio giró hacia el de otras personalidades que participan en los ataques legales o políticos a Julian Assange. Así, la página web de la fiscalía sueca y la página de la conservadora ex gobernadora de Alaska Sarah Palin sufrieron incursiones; virtuales pero de efectos más que realistas para su funcionamiento.La operación Payback (venganza) había comenzado.

El jueves, los piratas informáticos forzaron el cierre durante varias horas del portal de Internet del gobierno sueco. Según el diario Aftonbladet, el portal oficial (http://www.regeringen.se) quedó fuera de línea durante varias horas desde la noche del miércoles a la madrugada del jueves.

Esta declaración de guerra la han colgado en su página web el grupo Anonymous, que se postula como responsable de estas acciones. La primera guerra informática ya ha empezado. "El campo de batalla es Wikileaks".

Los objetivos del ataque han sido las organizaciones que en los últimos días han cortado sus servicios a Wikileaks: el gigante MasterCard y el servicio de pago online Paypal interrumpieron el flujo de donaciones a la web dirigida por Assange. Amazon,  retiró el alojamiento web a Wikileaks esta misma semana, y PostFinance, que cerró la cuenta de Assange alegando que había proporcionado información falsa sobre su lugar de residencia. 

PayPal reconoce presiones de EEUU

MasterCard asegura que el ataque no ha tenido "ningún impacto" en las transacciones hechas con tarjetas de crédito de la compañía, informa el diario español El País, uno de los elegidos para publicar las filtraciones diplomáticas. "MasterCard está sufriendo un intenso tráfico en su página corporativa externa, MasterCard.com, pero sigue siendo accesible", ha asegurado un portavoz.

Por su parte, PayPal, ha reconocido que ha recibido indicaciones directas de EEUU para hacerlo. El vicepresidente de la página de pagos por Internet dice que ha cortado las donaciones a Wikileaks a través de su sistema por las indicaciones estadounidenses. "El Departamento de Estado nos dijo que era ilegal hacerlo", sostiene.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.