Saltar al contenido principal
XL Cumbre Presidencial del Mercosur, Foz de Iguazú, Brasil

El Mercosur despide a Lula y pugna por el avance de la integración

Lula Da Silva
Lula Da Silva Reuters

Los países del Mercosur cerraron el viernes su XL Cumbre Presidencial con un llamado a la incorporación de nuevos asociados, el reconocimiento de la necesidad de profundizar los avances en materia de integración aduanera y una emocionada despedida al mandatario saliente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, quién participó en su última cita internacional

Anuncios

Con el ingreso pleno de Venezuela pendiente de aprobación en el Congreso de Paraguay, los presidentes de Brasil, Argentina, Chile y Uruguay coincidieron en afirmar que una de las prioridades del bloque es atraer a las restantes naciones sudamericanas a la iniciativa.
"Tenemos que traer a Colombia, a Ecuador, a Bolivia y Chile. Tenemos que esforzarnos para que Venezuela ingrese lo más rápido posible. Tenemos que atraer a Guyana y a Surinam", dijo enfáticamente el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en una conferencia de prensa luego del encuentro.
Para el líder brasileño, el Mercosur debe "persistir en el camino de su convergencia con otros procesos en América Latina y el Caribe".
En tanto, el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, cuyo país desempeñará la presidencia pro témpore del bloque en el próximo semestre, reforzó en su discurso que la incorporación de otros países al Mercosur será una de las tareas centrales de su gestión.
La presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, fue la más enfática en destacar la importancia de la rápida incorporación de Venezuela, alegando que ese paso permitiría "cerrar la ecuación energética de América del Sur".
En esta cumbre, el Mercosur firmó acuerdos que permiten lanzar negociaciones de libre comercio con Siria y con la Autoridad Nacional Palestina (ANP), según el modelo de los acuerdos que el bloque ya había alcanzado separadamente este año con Egipto y con Israel.
Pero más allá de los esfuerzos de ampliación, los mandatarios destacaron que el Mercosur también precisa avanzar más rápido en una cuestión central, la integración aduanera, que el canciller brasileño, Celso Amorim, llamó "el cemento de la unión" en el interior del bloque.
La cuestión se tornó uno de los ejes centrales de la Declaración Conjunta de los jefes de Estado, quienes apuntaron que el buen momento económico que vive la región representa una oportunidad para avanzar de forma de concretar la cuestión aduanera.
La cuestión de las negociaciones con la Unión Europea no estuvo sobre la mesa en esta cumbre como parte de la agenda central de discusiones, pero la Declaración Conjunta reafirmó la prioridad a la negociación de un acuerdo de asociación ambicioso y equilibrado entre el Mercosur y la Unión Europea".
El Mercosur y la Unión Europea, que este año relanzaron las negociaciones con miras a un acuerdo de libre comercio, ya han sostenido dos rondas de conversaciones para acordar calendario de trabajo con miras a cerrar un acuerdo a mediados de 2011.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.