Saltar al contenido principal
Estados Unidos

Nueva York se sacude la nieve después del temporal

Peatrones cruzan la Séptima Avenida de Nueva York, el 27 de diciembre de 2010.
Peatrones cruzan la Séptima Avenida de Nueva York, el 27 de diciembre de 2010. ©Reuters.

Se normaliza el transporte aéreo y terrestre tras dos días de intensas nevadas que complicaron la vida de millones de estadounidenses. El temporal se traslada a Canadá. Las regiones más afectadas son las de Nuevo Brunswick y el este de Quebec. 

Anuncios

Los aeropuertos, estaciones de tren y carreteras de la costa este de Norteamérica volvieron a abrir el lunes tras padecer, durante dos días, una inusual tormenta de nieve complicando la vida de millones de estadounidenses que intentaban volver a sus hogares al término de las vacaciones de Navidad.

El transporte aéreo, que debió cancelar unos 2.000 vuelos y obligó a cerrar el aeropuerto neoyorquino JKF, registraba todavía retrasos.

"El tráfico (aéreo) debería volver a la normalidad el martes por la mañana", vaticinó un portavoz de la compañía Delta, Kent Landers, en declaraciones a la prensa.

En el mismo sentido, el servicio ferroviario reanudaba sus actividades. El servicio de trenes Amtrak anunció que retoman los viajes entre Nueva York y Boston tras una interrupción de 13 horas en uno de los mayores momentos de afluencia del año.

Mientras el temporal se encaminaba hacia el este de Canadá, Nueva York dejaba paulatinamente la imagen apocalíptica de una ciudad colapsada por la nieve: metro y los autobuses volvían a circular esporádicamente, reaparecía los taxis amarillos de la Gran Manzana y los peatones se abrían paso a través de la nieve, que alcanzaba los 50 centímetros de altura en Central Park.

“No ha sido el fin del mundo”, sentenció el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg. “La ciudad está bien. Los teatros de Broadway estaban completos anoche. Hay muchos turistas disfrutando. Creo que el mensaje es que la ciudad se mantiene en pie”, añadió.

Ahora es el turno de Canadá de enfrentar el temporal de nieve, que llegó con vientos de hasta 150 kilómetros por hora, alterando el tráfico aéreo y causando cortes de luz debido a la caída de árboles sobre los cables de electricidad.

Las regiones canadienses más afectadas son Nuevo Brunswick y el este de Quebec, que provocó las cancelaciones de vuelos en Toronto, Montreal y Ottawa.

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.