Saltar al contenido principal
Brasil

Casi 600 muertos tras las lluvias en Río de Janeiro

Vista aérea de los deslizamientos en Nova Friburgo, el 13 de enero de 2011.
Vista aérea de los deslizamientos en Nova Friburgo, el 13 de enero de 2011. REUTERS/Shana Reis

 La presidenta Dilma Rousseff declaró este sábado un luto oficial de tres días en Brasil ante los 582 muertos por las lluvias torrenciales y aludes que destruyeron varias iudades de la zona montañosa en el norte de Rio de Janeiro. A las escenas de desolación se suma la polémica por la urbanización irresponsable -erigida con la anuencia de las autoridades- que agravó la tragedia. La prensa brasileña denuncia que el gasto en reconstrucción después de los desastres de este tipo es diez veces superior a lo invertido en prevención.

Anuncios

Nadie recuerda una catástrofe natural más mortífera en la historia de Brasil. Al menos 582 personas fallecieron a causa de las lluvias torrenciales que cayeron el miércoles en una región turística montañosa localizada a 100 kilómetros al norte de Río de Janeiro. 

El desborde de ríos y los masivos deslizamientos de tierra arrastraron personas, casas y cualquier obstáculo que se hallara en su camino, dejando un espectáculo de desolación. El municipio más golpeado fue Teresópolis, donde los vecinos han tenido que identificar a parientes entre los 223 cadáveres colocados en una comisaría y un centro religioso convertidos en morgue.

Entre las víctimas hay "muchos niños y también ancianos" que son los que más difícilmente podían protegerse cuando las trombas de agua y lodo se llevaron las casas por delante, indicó el alcalde de Teresópolis, Jorge Mario Selacek.

"Es un momento muy dramático. Las escenas son muy fuertes", declaró la presidenta brasileña Dilma Rousseff tras sobrevolar la zona afectada.

Desde Nova Friburgo, una de las ciudades más golpeadas por la catástrofe, la mandataria prometió “acciones de Gobierno” y aprobó un presupuesto de 450 millones de dólares para paliar la tragedia.

Es justamente hacia el plano político que se va desplazando la noticia. Los desastres causados por las lluvias fueron agravados por la urbanización irresponsable llevada a cabo con el consentimiento de las autoridades en un país que refiere pagar los platos rotos que invertir en prevenir los riesgo. Es lo que denuncia este viernes la prensa brasileña.

 “Los gastos en la prevención de desastres naturales son minimizados”, titula la portada digital de la Folha de Sao Paulo. El diario asegura que el Estado de Río de Janeiro “gasta diez veces más en reparaciones que en prevención” de los desastres.

La situación es aún peor a nivel nacional, donde el desembolso por reconstrucciones cuesta 14 veces más que la prevención de los riesgos, asegura el periódico.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.