Saltar al contenido principal
Colombia

Wikileaks siembra dudas sobre la 'Operación Jaque'

Ingrid Betancourt al momento de su liberación el 2 de julio de 2008.  Foto de archivo.
Ingrid Betancourt al momento de su liberación el 2 de julio de 2008. Foto de archivo. Reuters

Los cables cuestionan la veracidad de la maniobra militar más exitosa del presidente  Uribe, en la que fueron rescatados 15 rehenes de las FARC, entre ellos Ingrid Betancourt. Según los cables se trató más de un convenio entre el Gobierno y la guerrilla, que de una exitosa operación militar de rescate.

Anuncios

Desde el fin de semana pasado cuatro diarios latinoamericanos comenzaron a publicar una serie de documentos, en manos de Wikileaks, que hablan directamente de la región. En Colombia las filtraciones sacaron a relucir las dudas sobre la Operación Jaque: ¿se trató efectivamente de un rescate militar o fue producto de meses de negociaciones entre el Gobierno de Álvaro Uribe y uno de los máximos carceleros de las FARC?

Según Wikileaks, el 24 de junio de 2008 la embajada de Estados Unidos en Bogotá despachó un cable diplomático donde se hablaba de un supuesto acuerdo entre el Gobierno colombiano y Gerardo Antonio Aguilar, alías César, que por ese entonces ejercía como comandante del grupo guerrillero.

A través de los contactos con el Gobierno, Aguilar –actualmente detenido en Estados Unidos cumpliendo una condena de 20 años por tráfico de drogas- pretendía asegurar su viaje y el de su familia a Francia. De ahí se entiende que el principal objetivo de liberación era la ex candidata a la presidencia, la franco colombiana Ingrid Betancourt.

El cable protege a la fuente de la información y señala: “XX nos ha dicho el 13 de junio que la Iglesia está en contacto indirecto con el comandante del frente de las FARC Antonio Aguilar Ramírez quien supuestamente está buscando que el Gobierno colombiano libere a su esposa y a su hija, que el Gobierno colombiano se comprometa a permitirle a él, a sus familiares y a cualquier otro guerrillero que decida desmovilizarse con él, tener acceso a un paso seguro hacia Francia, todo a cambio de la liberación de Ingrid Betancourt”, dice la correspondencia diplomática que publica el sitio www.urgente24.com.

Curiosamente la nota diplomática fue enviada una semana antes de que la Operación Jaque se llevara a cabo y contradice completamente la versión oficial del Gobierno de Uribe sobre este operativo. El ex mandatario siempre lo ha mostrado como uno de los máximos logros de su Gobierno, explicando que fueron militares colombianos, que haciéndose pasar por personal de organismos humanitarios, lograron arrebatar a los rehenes en poder de la organización guerrillera.

La publicación de las filtraciones de Wikileaks abrió la polémica en Colombia. Grupos como Colombianos por la Paz –al que pertenece la ex senadora Piedad Córdoba, la principal gestora del diálogo de liberación con las FARC- señalan que el cable refuerza las sombras de dudas que siempre hubo sobre la Operación Jaque.

Fuentes castrenses salieron a defender el operativo. “Fue una maniobra excelente y obtuvimos lo que queríamos” dijo a la prensa colombiana el general Julio Alberto González, comandante de la Fuerza Aérea.

Nuevos datos siembra aún más dudas. Rodolfo Ríos, abogado de Aguilar y de otro ex guerrillero de las FARC, dio a conocer el acercamiento de sus defendidos con el Gobierno, representantes militares y delegados de la Cruz Roja, conversaciones que tenían como objetivo alcanzar la liberación de algunos de los rehenes. Acercamiento que lo llevó a desligarse de la defensa de los ex combatientes.

Esta versión y los nuevos datos de Wikileaks calzan perfectamente con la explicación dada por la jerarquía de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, inmediatamente después de la liberación de los rehenes. A través de un comunicado de prensa el secretariado de las FARC establecía un claro vínculo entre el éxito del operativo y la supuesta traición de Aguilar.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.