Saltar al contenido principal
Educación/Chile

Heridos y detenidos en marcha estudiantil

Un manifestante se enfrenta a la policía en las manifestaciones de este jueves 14 de julio
Un manifestante se enfrenta a la policía en las manifestaciones de este jueves 14 de julio @Reuters

Una nueva manifestación protagonizaron este jueves 14 de julio del 2011 decenas de miles de estudiantes chilenos en Santiago para pedir el fortalecimiento de la educación pública.  El movimiento, que no contaba con el permiso, fue reprimido por la policía. La jornada se cerró con 54 detenidos y 32 policías heridos, entre ellos uno de gravedad.

Anuncios

Los estudiantes chilenos siguen descontentos y este jueves desafiaron a las autoridades emprendiendo una tercera gran marcha para pedir un fortalecimiento de la educación pública. Pese al estilo carnavalesco con que comenzó la manifestación ésta fue reprimida por la policía y al final 54 personas fueron detenidas y 32 policías resultaron heridos, entre ellos uno de gravedad.

Al igual que en las anteriores marchas, entre los manifestantes de este jueves no sólo se contaban estudiantes sino también profesores, padres y niños, que formaban una colorida manifestación más parecida a un carnaval que ocupó varias cuadras de la céntrica Avenida Alameda. Los organizadores hablaron de 80 mil personas, aunque la policía puso su estimación en 30 mil.

El problema es que los estudiantes no tenían permiso para marchar por lo que al llegar frente al palacio de Gobierno de “La Moneda” fueron reprimidos por la policía con gases lacrimógenos y carros lanzaaguas. Los estudiantes repelieron los ataques con piedras, palos y proyectiles de pintura. En el tramo frente a la embajada de Brasil, en tanto, un artefacto incendiario de tipo “molotov” fue lanzado por un manifestante hiriendo a un policía que quedó con quemaduras en ambas piernas. “Se registraron 32 carabineros lesionados producto de actitudes violentistas que se desarrollaron casi al término de la marcha”, explicó Sergio Gajardo, Jefe Policial de Santiago de Chile al entregar el balance a la prensa.

El líder estudiantil Giorgio Jackson explicó el por qué la marcha se realizó sin el permiso necesario: "Nosotros convocamos hace días en la Plaza Italia. No entendemos por qué se nos trató de cambiar el punto de encuentro fijado con anticipación. Eso para nosotros representa una dificultad tremenda de poder encauzar todo este movimiento", explicó.

En tanto el Presidente Sebastián Piñera dijo tras los desórdenes que “llegó el momento de terminar con la violencia, las tomas, los paros, y reencontrarnos con el camino del diálogo, los acuerdos y la acción”. Hace diez días el mandatario propuso en cadena nacional y acompañado por el Ministro de Educación, Joaquín Lavín, un gran acuerdo nacional de educación que en rasgos generales proponía una reforma educativa que contempla un fondo de cuatro mil millones de dólares para reducir el costo de la educación a los estudiantes de menores recursos. El anuncio fue rechazado por los estudiantes y lo único que consiguió Piñera fue una disminución drástica de su popularidad, a 31%, la más baja registrada por un mandatario desde 1990, mientras que la desaprobación ascendió a 60%, según la encuesta Adimark.

El movimiento de protesta estudiantil chileno, que mantiene paralizados 500 liceos y algunas universidades, incluso particulares, se inició hace cerca de dos meses. Los jóvenes piden un mayor aporte del Estado a la educación, que sólo llega a 4,4% del PIB chileno, frente al 7% recomendado por la UNESCO. Los estudiantes reclaman además el fin del lucro que se refleja en un sin número de Instituciones privadas cuyos aranceles anuales sobrepasan con creces el salario mínimo que llega a unos 280 euros mensuales. Una actitud mercantilista que los estudiantes adjudican a la dictadura militar de Augusto Pinochet.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.