Saltar al contenido principal
Vida en el Planeta

Obesidad, nuevos estudios

Audio 04:53
Escultura del artista colombiano, John Giraldo. Colección particular.
Escultura del artista colombiano, John Giraldo. Colección particular. J.M.Roquejoffre

El problema del sobrepeso es objeto de constantes investigaciones, algunas de ellas sorprendentes. Dos equipos científicos estadounidenses acaban de publicar las conclusiones de sus respectivos estudios. El primero establece, entre otras cosas, que la fecha de nacimiento y el ambiente en el que crece una persona pueden influir o no en el aumento del peso. La segunda investigación intenta demostrar que un obeso puede disfrutar de buena salud. 

Anuncios

¿Por qué hay más obesos ahora que antes en el mundo occidental? ¿Nuestros padres y abuelos eran más delgados que nosotros? ¿O también tenían probabilidades de sufrir de obesidad? Estas son algunas de las preguntas que intentó responder un grupo de científicos estadounidenses que estudiaron los expedientes médicos de miles de personas en un lapso de cuarenta años.

Sobre el tema, consultamos al Dr. José Luis Gómez Skarmeta, descubridor del gen de la obesidad: “Según ese estudio, nuestros abuelos, no tenían propensión a la obesidad - aunque hayan tenido el gen - por el estilo de vida que tenían, por la alimentación, incluso por las condiciones medio ambientales”.

El trabajo que nos ocupa revela que la fecha de nacimiento es otro factor que interviene en el desarrollo de la obesidad: “las personas nacidas antes de 1942 son más delgadas”, señalan las conclusiones. Subrayemos que eran tiempos de guerra y por ende de escasez alimentaria. “En efecto -afirma Gómez Skarmeta- no obstante, las personas que viven situaciones de insuficiencia alimentaria, al adoptar nuevamente una alimentación a la occidental, corren el riesgo de desarrollar problemas de obesidad.”

“La obesidad no es necesariamente una fatalidad”, añade Gómez Skarmeta, “una buena alimentación y sobre todo el ejercicio físico son frenos eficaces contra ese mal”.

Paralelamente a este estudio, otro grupo de científicos estadounidense incitó a veinte personas obesas a comer más de lo habitual durante varios meses. Al término de la experiencia, un cuarto de esas personas seguía estando en buen estado de salud pese a haber engordado.

Cabe preguntarse cuál es el interés de una investigación de esta índole. “Este tipo de estudio está destinado a verificar cual es la parte genética que pesa en la obesidad. En relación al estado de salud de algunas de las personas que participaron en la investigación, es relativo. Si la persona tiene sobrepeso pero hace ejercicio y lleva una vida sana, puede estar en mejor estado que un delgado que se alimenta mal y se la pasa en un sofá. Luego, claro, cada cual tiene su herencia genética”, concluye Gómez Skarmeta.

Entrevistado: Dr. José Luis Gómez Skarmeta, investigador en el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo, jefe del equipo que descubrió el gen de la obesidad.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.