Saltar al contenido principal
Grandes Reportajes de RFI

Colombia, el proceso de paz entre crisis y necesidad de reconciliación

Audio 13:58
El representante del gobierno colombiano, Humberto de la Calle, lee un documento durante una conferencia de prensa en La Habana, 20 de abril de 2015.
El representante del gobierno colombiano, Humberto de la Calle, lee un documento durante una conferencia de prensa en La Habana, 20 de abril de 2015. REUTERS

Por Charlotte de BeauvoirEl diálogo por la paz en Colombia, iniciado en La Habana hace dos años y medio, atraviesa por una etapa difícil. No obstante, las negociaciones continúan en Cuba, al tiempo que los colombianos, deseosos de poner punto final al conflicto, sientan las bases de la reconciliación.

Anuncios

Actualmente, la sociedad colombiana se plantea varias interrogantes en torno al asunto. Por ejemplo, ¿cuántos guerrilleros van a abandonar la selva? Según fuentes militares, los desmovilizados serían alrededor de 35.000. Ahora bien, ¿cómo van a integrarse a la sociedad civil? ¿Cómo serán sus relaciones con los antiguos enemigos?

Tal vez las respuestas se encuentren en los diversos ejemplos de reconciliación - que existen en la vida real - entre quienes apenas ayer luchaban en bandos opuestos. Como el de la pareja formada por Martín y Ana Milena, o el de Ildefonso Henao, ex guerrillero que trabaja ahora con ex insurgentes en la Alcaldía de Bogotá: "Para él la reconciliación de los ex combatientes es algo natural".

Hasta la fecha, 47.000 desmovilizados  - entre guerrilleros y paramilitares -  han pasado por los programas del Estado. En general, se incorporan a ellos voluntariamente para disfrutar de las ventajas jurídicas que les proporcionan: "o entran al proceso o van a la cárcel". Además, reciben  un apoyo financiero a lo largo del programa, que dura más de seis años, y también educación, así como integración a un sistema de salud.

Todo ello abre la vía del éxito a esta política gubernamental y hasta ahora 84 % de los desmovilizados han disfrutado de estos programas: "A veces sin querer realmente estar ahí, como le pasó a Ana Milena".

Lo más importante para el país es saber si esta orientación ha sido positiva y si se encuentra preparado para recibir a los futuros desmovilizados, en caso de que se logren firmar los acuerdos de La Habana de una manera definitiva.

Hay quienes tienen una respuesta más bien pesimista, como el ex guerrillero Ildefonso Henao. Otros son más optimistas; es el caso de la profesora Angélica Reckber, de la Universidad de Los Andes, para quien la reconciliación es ya una realidad. En esa línea se sitúa el reintegrado Alvaro Gómez, que piensa que en el fondo "la guerra no valió la pena".

 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.