Saltar al contenido principal

El primer ministro francés visita Colombia y Ecuador para estrechar vínculos económicos

El primer ministro francés Manuel Valls. Foto de archivo.  Poitiers, el 6 de junio de 2015.
El primer ministro francés Manuel Valls. Foto de archivo. Poitiers, el 6 de junio de 2015. REUTERS/Regis Duvignau

Manuel Valls inició este miércoles su primer viaje oficial por América Latina. Luego de tres días en Colombia, seguirá rumbo a Ecuador. La agenda del primer ministro francés tiene una fuerte impronta económica, aunque también ecológica, con la conferencia COP21 prevista en París para fin de año. El periplo empezó marcado por el escándalo de espionaje de Estados Unidos contra presidentes de Francia.

Anuncios

El primer ministro francés Manuel Valls llegó con una hora de retraso a Bogotá. El motivo: no había previsto presentarse ante los diputados franceses en medio del escándalo por las escuchas telefónicas de los servicios de inteligencia estadounidenses a los tres últimos presidentes de Francia. Será el tema imprevisto que lo acompañará en la segunda etapa, cuando llegue a Ecuador, país que alberga en su embajada en Londres desde hace tres años a Julian Assange, fundador de WikiLeaks.

Pero el Airbus A330 que llegó pasadas las 20 horas con Valls y su delegación oficial, que incluye a unos 40 empresarios, y a su esposa Anne Gravoin (quien por primera vez participa en uno de sus viajes oficiales), tiene otros objetivos. El primero, incrementar el intercambio comercial bilateral, que se ha triplicado desde 2005 hasta rondar los 1.600 millones de euros. Francia apunta al mercado colombiano, que vive un crecimiento regular desde hace varios años.

Sin embargo, Valls utilizará su persuasión en castellano -es de origen español- para conseguir el apoyo de Bogotá en un acuerdo vinculante sobre las emisiones de gases de efecto invernadero a fines de año, a propósito de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 21), organizada en Francia.

Por otro lado, Valls debería expresar su apoyo al proceso de paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, que atraviesa turbulencias por la reanudación de las hostilidades.

Se espera por otra parte que el Premier francés salude la colaboración de ambos países contra el tráfico de cocaína; desde 2013 un puñado de policías franceses trabaja en territorio colombiano.

En la práctica, este jueves Valls debe comenzar la jornada izando la bandera nacional en el liceo francés de Bogotá, antes de abrir un foro económico franco-colombiano.
Luego  se reunirá con el presidente Santos, entrevista seguida por una conferencia de prensa común, antes de visitar el centro de Memoria, Paz y Reconciliación, dedicado a los afectados por el conflicto armado colombiano.

Después de Bogotá, Valls seguirá camino el viernes hacia Medellín, antes de viajar a Ecuador, en donde se quedará hasta el sábado y se entrevistará con el presidente Rafael Correa. Aquí se ha colado un tema imprevisto: el escándalo de las escuchas de Estados Unidos a los presidentes franceses, reveladas por WikiLeaks. Ecuador está familiarizado con el tema: desde hace tres años hospeda en su embajada en Londres al fundador de esta organización.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.