Saltar al contenido principal
Noticias de América

California aprueba estricta ley sobre vacunas

Audio 04:25
Getty Images/Photodisc/Andreas Reh

California adoptó un proyecto de ley para limitar las posibilidades de exención a la vacunación, como los criterios religiosos o convicciones personales. La ley contó con el apoyo tanto de los republicanos como de los demócratas.

Anuncios

El gobierno de California hará llorar a todos los niños y niñas del estado. El gobernador Jerry Brown firmó una de las leyes más estricta de Estados Unidos sobre vacunas. A partir de ahora todos los chicos que asistan a una escuela o guardería en California deberán ser vacunados sin tomar en consideración las creencias religiosas de los padres. La nueva medida requiere que todos los menores sean inmunizados antes de comenzar el jardín de infancia, a menos que un médico prescriba lo contrario.

La ley llega luego de que a finales de 2014 un brote de sarampión fuera detectado en el parque de atracciones Disneyland que afectó a 131 residentes y puso en jaque a las autoridades sanitarias de la región. Se pensaba que esta enfermedad viral había desaparecido desde hacía varios años gracias a las campañas de vacunación.

El brote coincidió además con un movimiento cada vez más fuerte en Estados Unidos en contra de la vacuna triple viral. Sus opositores consideran que esta vacuna está relacionada con un aumento de casos de autismo, lo cual según los expertos médicos carece de pruebas científicas.

Centenares de personas se reunieron frente a la legislatura para protestar contra la medida que, según ellos, es una violación a sus derechos como padres de proteger la salud y el bienestar de sus hijos. "Todavía no tengo idea si esta ley es constitucional, de acuerdo a la Carta Magna de California" dijo a la prensa local una de las madres que protestaba.

Con esta ley, California se suma a Misisipi y a Virginia del Oeste, dos estados que también tienen estrictos requisitos para vacunarse. Sin embargo, la medida aprobada deja la puerta abierta para que algunos menores no sean inmunizados.

El movimiento antivacuna también está presente al otro lado del Atlántico: a finales de junio un niño de seis años, primer caso de difteria en España desde 1987, murió tras un mes de lucha contra la bacteria en Barcelona. Sus padres no lo habían vacunado por miedo a los efectos secundarios de la inmunización. Como en California, el caso reactivó la polémica sobre las vacunas.

Entrevistado: senador Ben Allen, coautor de la ley.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.