Saltar al contenido principal
China / Estados Unidos

El cambio climático en la visita de Xi Jinping a Estados Unidos

Los presidentes Barack Obama y Xi Jinping se dirigen a una cena privada en Blair House, Washington, 24 de septiembre de 2015.
Los presidentes Barack Obama y Xi Jinping se dirigen a una cena privada en Blair House, Washington, 24 de septiembre de 2015. REUTERS/Mike Theiler

Washington recibe al presidente chino con todos los honores debidos a un jefe de estado, pese a los desacuerdos que en este momento entorpecen las relaciones entre los dos países.

Anuncios

Esta primera visita de Xi Jinping a Estados Unidos tiene lugar en un momento en que la economía china atraviesa por una situación difícil y en que Washington y Pekín, pese a los asuntos difíciles que los separan – la piratería informática es uno de ellos – han mostrado una firme voluntad política de lograr una colaboración « constructiva ». En especial en lo relativo al cambio climático.

Xi Jinping debe anunciar hoy, según afirmó una fuente estadounidense, la implementación en 2017 de un mercado de cuotas de CO2, con la intención de dar un precio al carbono e incentivar así la reducción del impacto de los gases con efecto de invernadero. Ya en China hay proyectos piloto en esta direción, pero aún no se ha establecido un verdadero mercado nacional.

En 2014, Barack Obama y Xi Jinping habían anunciado en Pekín un acuerdo novedoso, en el que contemplaban una reducción de las emisiones de gas entre 26 y 28 % de aquí a 2025. Según una fuente estadounidense, si el año pasado lo importante era definir los objetivos, ahora se trata de diseñar y aplicar las políticas para alcanzarlos, «a fin de lograr un acuerdo mundial sobre el clima» en París.

Desde anoche, Obama inició el diálogo con Xi Jinping, en una cena informal en Blair House, residencia de los huéspedes oficiales de Washington. Este viernes, 25 de septiembre, las conversaciones serán más formales, en el despacho oval de la Casa Blanca, seguidas por una conferencia de prensa.

Discusiones « francas »

Luego de las negociaciones, Barack y Michelle Obama acogerán a Xi Jinping y a su esposa, la ex cantante Peng Liyuan, en una cena oficial en presencia de numerosos invitados importantes.

La presidencia norteamericana ha prometido que las discusiones con Xi Jinping serán «francas». Ya el jefe de estado chino, durante su estadía previa en Seattle, subrayó sus intenciones de una apertura «aún más» pronunciada de la China al mundo.

Pese a ello, los temas difíciles no faltan en la agenda de ambos hombres de estado, tales como la política de Pekín en el mar de China. Al punto de que el presidente chino aseguró hace apenas tres días que resultaba necesario «un nuevo modelo de relaciones» entre Pekín y Washington, con «más comprensión y confianza, y menos distancia y desconfianza». Advirtió además que una confrontación entre ambos países podría desembocar en un «desastre» con dimensiones internacionales.
 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.