Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

¿Ha muerto el acuerdo Schengen sobre la libre circulación?

Audio 04:37
Puesto fronterizo alemán.
Puesto fronterizo alemán. Reuters

La multiplicación de los controles fronterizos en Europa para frenar el flujo de refugiados pone en peligro el tratado de libre circulación 'Schengen' que agrupa a 26 países.

Anuncios

"Si no se consigue un acuerdo en marzo, Schengen podría colapsar". Eso fue mensaje alarmante que lanzó el presidente del Consejo europeo que exhortó a los líderes europeos a canalizar de manera coordenada el flujo sin precedente de migrantes. Hasta ahora, la única solución ha sido el restablecimiento de los controles fronterizos. En efecto, el acuerdo de Schengen que permite, desde 1995 a 400 millones de europeos circular libremente en 26 países ya no es aplicado por varios países. Alemania, el país que abrió sus fronteras a los refugiados sirios recibió por ejemplo más de 1 millón de refugiados en 2015, una ola sin precedente desde la Segunda Guerra mundial.

Espacio Schengen que agrupa a 26 Estados europeos.
Espacio Schengen que agrupa a 26 Estados europeos.

Después de dar asilo a todos los refugiados Sirios, el gobierno de Berlín se vio desbordado en septiembre pasado por el número de solicitudes. Los centros de acogida temporales, como gimnasios, están desbordados. Para restringir las llegadas, Alemania restableció los controles fronterizos. Y lo mismo hicieron Suecia y Dinamarca, pese a ser grandes receptores de refugiados. Estas decisiones generaron un efecto dominó en los países de Europa central que constituyen el punto de entrada obligatorio en la Unión para los refugiados de medio Oriente. Hungría por ejemplo construyó una valla para impedir el paso desde Serbia (ver más detalles aquí).

El especialista en política europea Michal Natorski, de la Universidad de Lieja en Bélgica, considera que los acuerdos de libre circulación están en crisis en Europa.

Los tratados europeos contemplan la posibilidad de instaurar controles fronterizos de manera temporal, pero si la medida se prolonga, Europa volvería la situación de antes de 1995 cuando no era posible transitar libremente de un país a otro.

En septiembre pasado varios países europeos se pusieron de acuerdo para reubicar a 120,000 refugiados, pero el plan no ha sido aplicado desde entonces. Al contrario, mas países instauraron filtraciones en su frontera, como Austria. El eurodiputado socialista Fernando López Aguilar denuncia una presión conservadora en las políticas Europa.

Además de las consecuencias humanas -cientos de refugiados rechazados son condenados a esperar en malas condiciones-, las restricciones fronterizas podrían causar pérdidas económicas. Según un representante alemán de las cámaras de comercio, el coste del transporte por tierra podría incrementarse de manera exponencial.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.