Saltar al contenido principal
La Habana

Obama y Castro en el Palacio de la Revolución

El presidente de Estados Unidos,  Barack Obama y el de Cuba,  Raúl Castro, durante su encuentro en La Habana
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama y el de Cuba, Raúl Castro, durante su encuentro en La Habana REUTERS/Jonathan Ernst

En su primera intervención pública conjunta, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció la soberanía de Cuba, mientras su homólogo cubano, Raúl Castro le agradecía las medidas presidenciales de alivio al embargo y sus llamados al congreso estadounidense para que elimine el bloqueo que Washington impone a la isla hace más de medio siglo.

Anuncios

Escuche el informe de la enviada especial de RFI

La Habana fue escenario este lunes 21 de marzo de una inédita rueda de prensa conjunta. En el Palacio de la Revolución, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro, saludaron ante la prensa y el mundo el nuevo día de las relaciones entre los dos países, rotas por más de 50 años y en proceso de reconciliación desde diciembre de 2014.

Se trata de la primera presentación pública de los dos mandatarios. En sus anteriores encuentros, en los funerales de Mandela en 2013 y durante la Cumbre la Cumbre de las Américas en 2015, la imagen se había limitado a un apretón de manos. Y si en el cónclave de mandatarios de Panamá, Obama y Castro se reunieron, el encuentro fue a puerta cerrada y no dieron declaraciones en dúo a la prensa.

Obama: Cuba es soberana

Después de saludar en español, “buenas tardes”, el líder estadounidense reconoció la soberanía de Cuba, una afirmación de enorme carga simbólica en el nuevo contexto de acercamiento entre Washington y La Habana. "El destino de Cuba no será decidido por Estados Unidos ni por ninguna otra nación. Cuba es soberana. Y el futuro de Cuba será decidido por los cubanos, por nadie más”, afirmó Obama.

A su lado, el presidente cubano tampoco escatimó palabras de reconocimiento que en el lenguaje diplomático tienen un peso importante. Consciente de que el levantamiento del embargo impuesto por Washington desde 1962 a la isla es potestad del Congreso estadounidense, actualmente dominado por los republicanos enemigos de la medida, Castro agradeció la posición de su par estadounidense y de su gobierno ante el bloqueo y sus reiterados llamados al Congreso de Estados Unidos para que lo elimine.

Castro: Bloqueo y Guantánamo

El presidente cubano insistió en que el embargo financiero y comercial es el principal obstáculo para el desarrollo económico y el bienestar del pueblo cubano. “Por eso su eliminación será esencial para normalizar las relaciones bilaterales”, afirmó Castro quien reconoció las medidas recientes que, mediante decreto presidencial, ha tomado Obama para aliviar el embargo.

Raúl Castro hizo hincapié también en el hecho de que para avanzar en al normalización de las relaciones bilaterales es necesario que se devuelva a Cuba “el territorio ilegal ocupado por la base naval de Guantánamo”.

En las intervenciones de Castro y Obama traslucen dos aspectos por los que transita la normalización total de las relaciones entre los dos países. Por un lado, el tema del embargo impuesto por Estados Unidos y, por otro, el cuestionamiento a los derechos humanos que se hace al gobierno de Cuba.

Interrogado por la prensa extranjera sobre la existencia de presos políticos en Cuba, Raúl Castro pidió que se le suministrara la lista de ellos asegurando que, de haberlos, antes de que llegase la noche estarían libres. Castro llamó a no politizar el tema de los Derechos Humanos a los que aseguró defender y afirmó, igualmente, que Cuba considera que los derechos civiles, políticos, económicos sociales y culturales son indivisibles, interdependientes y universales. “No concebimos que un Gobierno no defienda y garantice el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, a la alimentación y al desarrollo, el salario igual y los derechos de los niños", agregó el mandatario cubano.

Obama, prudente, afirmó que en la nueva relación que se propone llevar con La Habana el tema de los derechos humanos está incluido. El presidente estadounidense agregó que Estados Unidos no solo mantiene diferencias con Cuba en materia de derechos humanos sino también con países como China, Vietnam y Birmania.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y reconciliación nacional –ilegal pero tolerada- cifró a finales de 2015 en unos 70 los presos políticos de Cuba. Sin embargo, la ONG de defesa de derechos humanos Amnistía Internacional no reconoce la existencia de presos de conciencia.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.