Saltar al contenido principal
Venezuela

Venezuela: La crisis sanitaria agudiza la diáspora de médicos

Manifestantes denuncian la falta de medicamentos en Caracas, Venezuela, el 13 de abril de 2016.
Manifestantes denuncian la falta de medicamentos en Caracas, Venezuela, el 13 de abril de 2016. JUAN BARRETO / AFP

Escasez de medicamentos, insumos médicos y alimentos y condiciones de trabajo inseguras, obligan a médicos venezolanos a partir a otros países.

Anuncios

Por Luis Chumacero

París – Al menos 13.000 médicos han dejado Venezuela durante los últimos años, según el presidente de la Federación Médica Venezolana. Los doctores que no han participado en esta diáspora, trabajan en difíciles condiciones.

Anderson Zepeda, de 31 años, es médico especialista en oncología y radioterapia. Explicó que la mitad de sus colegas han dejado el país, aunque él ha intentado quedarse el mayor tiempo posible.

“En lo que va del año, yo no he podido tratar a ningún paciente con cáncer de tiroides”, dijo a un reportero de RFI. “No se ha garantizado el suministro regular de los isótopos que yo necesito para tratar pacientes…Eso hace que uno se decepcione mucho. Este año, y eso nunca lo había hecho, comencé a ver alternativas: Cuáles pudieran ser los países a los que yo pudiera emigrar”, agregó.

La escasez de suministros médicos es uno de los factores de la crisis que afecta Venezuela. La Federación Farmacéutica Venezolana calcula que falta un 85% de los medicamentos necesarios para abastecer al país. Es decir, que entre ocho y nueve de cada diez medicamentos no se pueden conseguir en farmacia. Esto es motivo de que varias farmacias dejen de funcionar y también provoca el crecimiento de venta de medicinas en el mercado negro.

La situación afecta a hospitales públicos y privados. Amadeo Leyva Ferrer es el antiguo director del Hospital de Clínicas Caracas, uno de los hospitales privados más importantes de la capital. Dice que, al ritmo que va la diáspora, muchas especialidades médicas podrían dejar de existir en Venezuela.

“Esta es un una clínica que tenía un staff médico de 400 doctores. Para el día de hoy ya van más de 70 médicos que se nos han migrado”, dijo a RFI, añadiendo que siente “preocupación por el país” y que cada día está más convencido “de que el gobierno no está viendo bien el problema”.

El gobierno venezolano aparece divido en su respuesta para afrontar la situación de la salud pública. Recientemente, la más alta corte de justicia venezolana bloqueó una ley de la oposición que hubiera forzado al gobierno a aceptar ayuda internacional. Hasta ahora, el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha rechazado ofertas de ayuda de países como Brasil y de otros miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Tampoco ha pedido el auxilio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que tiene dispositivos de ayuda médica para emergencias.

Cuestión de vida o muerte

“Es cuestión de vida o muerte. Te salvas o no te salvas, es algo así”, dijo Thaís Pérez al teléfono. “O eres tú, o es tu paciente, que tampoco puedes ayudar”, añadió.

Radicada actualmente en París, Pérez se graduó en 2011 de sus estudios de medicina en Venezuela. Ejerció en el país como médica general hasta 2013, antes de marcharse por motivos personales, espoleada por una fuerte inseguridad que formaba parte constante de su vida.

“En Venezuela si hacías una guardia en la noche, en cualquier parte en donde estuvieras, estabas expuesto”, dijo Pérez. “Tenías miedo todo el tiempo porque llegaba gente como los que nosotros llamamos ‘malandros’ allá. Entraban a los hospitales en moto y te amenazaban que si no salvabas a su paciente tú te ibas a morir… La inseguridad era terrible en todas partes”, agregó.

Pérez se graduó de una promoción de 136 médicos. Ella calcula que entre el 50 y 60% han dejado ahora Venezuela. La mayoría ahora está en España, cursando una especialización o trabajando para revalidar sus estudios, un paso necesario para poder ejercer medicina en su nuevo destino. Los que se han quedado, le describen condiciones peores a las que ella dejó en 2013.

“Es duro, es duro. Hay víctimas dentro del hospital por la inseguridad. Los pacientes actualmente se están muriendo, literalmente, por falta de recursos” dijo Thaís. “No hay los medicamentos para las quimioterapias, para las radioterapias. No hay medicamentos para los trasplantes… (Ves) a tus pacientes morirse sin poder hacer nada”, agregó.

La crisis de salud refleja varios problemas que aquejan al país. Venezuela atraviesa una grave crisis económica. Su inflación, la más alta del mundo, superó el 180% en 2015. La economía, que depende del petróleo para obtener el 96% de sus divisas, ha sido golpeada por la depreciación del crudo, cuyo precio ha caído drásticamente en los últimos años.

Esto conduce a escasez no sólo de medicinas, sino también de alimentos. Un proyecto de investigación conjunto de universidades venezolanas llamado Encovi, halló que un 87% de los venezolanos decía no tener suficientes ingresos para satisfacer sus necesidades alimentarias.

(Con AFP y con reportaje de Julián González).
 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.