Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Los periodistas se han convertido en maestros de moral con escasa influencia

Audio 04:40
"Los periodistas no quisieron ver lo que ellos mismos estaban anunciando: la posible victoria de Trump", dice Ingrid Riocreux.
"Los periodistas no quisieron ver lo que ellos mismos estaban anunciando: la posible victoria de Trump", dice Ingrid Riocreux. Bill Hinton / Getty Images

La mayoría de los medios eran favorables a la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, al Sí en el plebiscito por los acuerdos Santos-FARC y a la candidatura de Clinton. Sin embargo el Brexit, el No y Trump se impusieron. Preguntamos a dos expertos si los periodistas están perdiendo influencia.

Anuncios

¿Por qué no vieron los periodistas la victoria de Trump? Para la lingüista francesa Ingrid Riocreux, los encuestadores hicieron bien su trabajo. En la recta final, mostraron que Trump podía ganar. Pero los propios periodistas no quisieron darle crédito a lo que ellos mismos estaban informando. ¿Por qué?

“Hay una dimensión dogmática en el discurso de los periodistas. Es algo que es del orden de la fe. Para ellos hay cosas que son inconcebibles: el Brexit y la victoria de Trump, por ejemplo. La lógica de los periodistas es del orden de las creencias, una especie de sentido de la historia pre-escrito. Ésta es una lógica, en últimas, moral. Por eso para los periodistas Trump no podía ganar”.

Riocreux es la autora del libro “La langue des medias” (La lengua de los medios). Ella cuenta que un periodista le dijo lo siguiente: “La gente tiene malos pensamientos. En un café yo escucho a la gente y constato que son racistas, homófobos, etc. Los periodistas lo que hacemos es compensar”.

La lingüista francesa estima que “para muchos periodistas, su misión no es la información sino la compensación del ‘pensamiento malo’ que se difunde en la sociedad. Los periodistas no se dan cuenta de que esto va en contra de ellos mismos. Porque cuando asumen el rol de maestros de moral, esto aumenta la crispación del público. Esto hace que muchos se refugien en medios alternativos que no son muy fiables. Los medios terminan acelerando un proceso contra el que pretenden luchar”.

Ingrid Riocreux teme que las crispaciones actuales, fruto de esta manera de informar, puedan tener consecuencias políticas desastrosas.

“Nuestro sistema mediático es tan hipócrita que esto no puede continuar. El aumento de las crispaciones puede conducirnos a un sistema totalitario en la medida en que la gente está desarmada para defenderse”, sostiene.

Colombia: ‘Sí’ a toda costa

En Colombia, todos los grandes medios, menos uno, estaban por el Sí. Finalmente ganó el No. Este alineamiento con el discurso oficial suscitó la rebeldía de numerosos electores, según Mario Morales, profesor de Comunicación de la Universidad Javeriana en Bogotá y analista de medios.

“Los medios de comunicación (favorables al Sí) cayeron en el mismo error que estaban criticando en el No. Se consideraron los poseedores de la verdad, los poseedores de la única posibilidad, consideraron que el Sí era la única salida moral posible. Trataron de aplastar el No desde esa perspectiva moralista. A los ciudadanos, cuando los tocan en sus creencias, cuando los tocan en sus certezas, cuando los tocan en sus , reaccionan como reaccionaron”.

Para Mario Morales, independientemente de lo que pensaban muchos electores sobre los acuerdos Santos-FARC, muchos de ellos se rebelaron contra la voluntad de los medios de “inocular una forma de ver el país a través de un plebiscito absoluto, desconociendo que en Colombia hay otras formas de pensar, hay otras formas de sentir y hay otras ideas”.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.