Saltar al contenido principal
Cuba

La economía cubana entra en zona roja

El presidente Raúl Castro se dirige a los miembros de la Asamblea Nacional del Poder Popular en la Habana, 27 diciembre 2016
El presidente Raúl Castro se dirige a los miembros de la Asamblea Nacional del Poder Popular en la Habana, 27 diciembre 2016 Cubadebate/Reuters

Cuba registará una contracción de 0,9% de su Producto Interior Bruto este año, anunció el minsitro de Economía de la isla, Ricardo Cabrisas. Es la primera vez en dos décadas que el país vive una recesión. El gobierno prevée que persistirán tensiones financieras en 2017.

Anuncios

Las caras largas predominaban entre los miembros de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el congreso cubano, tras escuchar el largo y detallado informe de Ricardo Cabrisas Ruíz, vicepresidente del Consejo de Ministros y ministro de Economía y Planificación. La economía cubana deberá contraerse 0,9% en 2016, una caída que refleja las dificultades que tiene la isla y, sobretodo, su principal aliado en la región, Venezuela.

Cabrisas Ruíz pidió adecuarse a "las capacidades reales" de que dispone la isla y "no gastar más de lo que los cubanos sean capaces de ingresar". En otras palabras, habrá que apretarse más el cinturón.

Cuba depende sobremanera de los suministros de petróleo que Venezuela le entrega a cambio de la participación de miles de médicos cubanos en Venezuela. Pero la crísis económica y política venezolana ha terminado por provocar mella en su aliada. Los suministros de petróleo, que llegaron a ser de 100 mil barriles diarios se redujeron considerablemente en el segundo semestre del año, lo que a su vez incidió en un fuerte recorte de divisas provenientes de ese intercambio. "Las limitaciones en los suministros de combustibles y las tensiones financieras se agravaron en el segundo semestre", dijo el presidente Raúl Castro al clausurar la sesión del órgano legislativo.

El informe de Cabrisas Ruíz permite tener una visión de los escollos que acechan a la principal isla del Caribe que el próximo mes de enero conmemorará el 67 aniversario del triundo de la revolución cubana. El ministro de Economía dijo que será necesario hacer cumplir tres objetivos fundamentales, "garantizar las exportaciones, los cobros consignados en el plan y trabajar de inmediato en crear las condiciones para incrementarlas en años sucesivos". El problema es que la isla tiene poco que exportar y la caída de los precios de las materias primas como el del azúcar y el niquel redujeron su margen de maniobra.

Más importante, pese a lo avanzado este año en el camino de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el embargo económico impuesto por Washington a Cuba en 1962 sigue activo, y juega el papel de un arma apuntando en permanencia en un rubro fundamental: la imposibilidad de la isla de usar dólares en sus transacciones comercales cotidianas.

Pese a que el turismo ha crecido considerablemente -es uno de los sectores más beneficiados por esa normalización- y ha permitido a Cuba captar millones de dólares, también está provocando tensiones pues buena parte de la producción se destina ahora al sector de la hotelería y el turismo, a la vez que los precios de muchos productos se han incrementado.

El gobierno estima que la economía repartirá en 2017 y logrará un crecimiento del 2%. Pero igual es cauto. En 2017 "persistirán tensiones financieras y retos que pudieran incluso recrudecerse en determinadas circunstancias", advirtió Raúl Castro en una clara alusión a los temores que provoca la eminente llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, quien ha declarado que exigirá a Cuba mayores concesiones en materia económica y de derechos humanos para mantener el acercamiento iniciado por Barack Obama

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.