Saltar al contenido principal
Noticias de América

Reacciones encontradas por el fin de la política de 'pies secos, pies mojados'

Audio 05:04
Cubanos llegan al albergue Cáritas en Ciudad de Panamá, el pasado 13 de enero de 2017.
Cubanos llegan al albergue Cáritas en Ciudad de Panamá, el pasado 13 de enero de 2017. Reuters

A sólo días de dejar la presidencia, Barack Obama no para de alterar el paisaje político antes de que asuma Donald Trump. De manera sorpresiva, Obama puso fin, con efecto inmediato, a la política de "pies secos, pies mojados" que permitía a los cubanos conseguir automáticamente la residencia permanente en Estados Unidos, apenas un año después de su llegada, incluso aunque ésta haya sido clandestina.

Anuncios

La decisión fue saludada por el gobierno de Cuba que la calificó de "un importante paso de avance en las relaciones bilaterales" y tomó por sorpresa a los cubanos.

A sólo 360 kilómetros de La Habana, en Miami, donde viven muchos de los más de 1,800.000 cubano-estadounidenses, la noticia fue recibida con reacciones encontradas en una comunidad netamente anticastrista.

Para algunos el fin de esta política evitará que la gente arriesgue su vida para llegar a Estados Unidos. Para otros, como Humberto Arguelles, veterano de la invasión de 1961 en la Bahía de Cochinos, el dictamen de Obama cierra la puerta a quienes se beneficiaban de este privilegio por razones económicas, pero al mismo tiempo deja sin apoyo a quienes escapan de la persecución política. Según él, el futuro gobierno de Trump no volverá atrás con la decisión de Obama.

Quienes ya no podrán entrar en Estados Unidos son los cientos de cubanos ahora varados en Centroamérica, varios en Panamá, por la negativa de Nicaragua y Costa Rica a permitirles pasar. El gobierno panameño anunció que los ciudadanos de Cuba que estén en situación irregular en su país deberán abandonar el territorio nacional. En 2015, unos 25.000 cubanos indocumentados pasaron por Centroamérica.

Pero su situación sigue envuelta por la neblina sobre qué hará Donald Trump cuando asuma el 20 de enero. Para Arturo López Levy, profesor en la Universidad de Texas, la próxima administración no podrá revertir muchas de las disposiciones tomadas por Obama.

En medio siglo, más de dos millones de cubanos dejaron la isla, el 80% con dirección a Estados Unidos. Este flujo migratorio nunca se detuvo y desde que ambos países restablecieron relaciones diplomáticas en diciembre de 2015, más de 46.000 cubanos ingresaron a Estados Unidos en los primeros diez meses de 2016. Una cifra superior a los 36.700 que emigraron durante la llamada crisis de los balseros en 1994.

Entrevistados: Humberto Arguelles, veterano de la invasión de 1961 en la Bahía de Cochinos, y Arturo López Levy, profesor en la Universidad de Texas.
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.