Saltar al contenido principal
Argentina

Dos muertos en un megaconcierto de rock marcado por las irregularidades

Un hombre que no se sentía bien es llevado para cruzar la barrera en el área de pogo durante el concierto del Indio Solari, el 11 de marzo de 2017 en Olavarría.
Un hombre que no se sentía bien es llevado para cruzar la barrera en el área de pogo durante el concierto del Indio Solari, el 11 de marzo de 2017 en Olavarría. Fuente: Reuters.

Una avalancha humana durante el concierto del ídolo del rock argentino Indio Solari dejó dos muertos y 12 personas internadas la madrugada del domingo, cuando más de 300.000 espectadores abarrotaron el predio al aire libre en la pequeña ciudad de Olavarría.

Anuncios

Por Juan Buchet, corresponsal de RFI en Buenos Aires

Hubo unas 500.000 personas en vez de las 150.000 anunciadas. Pero aun para la cantidad de público supuestamente prevista, Olavarría no estaba preparada para el recital de Carlos alias "El Indio" Solari.

El predio habilitado, un lodazal, no dejaba más de un metro cuadrado por persona. Los efectivos de seguridad eran 3.000, los trabajadores de salud, solo 100, y las ambulancias, apenas 18.

Horas antes del show, la ciudad, de 120.000 habitantes, ya había colapsado. Y el desborde de público fue buscado: por las redes sociales, la productora del espectáculo, que recaudó al menos 10 millones de dólares, alentó a los fans del Indio a acercarse a Olavarría sin ticket, mientras corría el rumor de que sería el último recital del exlíder de Los Redonditos de Ricota, una leyenda viviente que anunció el año pasado sufrir del mal de Parkinson.

La tragedia era previsible. Y podría haber sido peor, comparable a la que ocurrió en el 2003 con el incendio de la disco Cromagnon, que dejó un saldo de 194 muertos.

Después de un domingo de caos, en el que miles de asistentes al show, varados en la ciudad, cometieron desmanes, Olavarría vuelve a la normalidad.

Decenas de personas siguen desaparecidas. La Justicia deslindará responsabilidades entre la productora, la municipalidad y el músico. Desde ya, se puede hablar de irresponsabilidad compartida.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.