Saltar al contenido principal

China, UE, Chile y Corea suspenden la importación de carne brasileña

Trabajadores del sector cárnico manipulando la carne
Trabajadores del sector cárnico manipulando la carne DANIEL MIHAILESCU / AFP

La medida se produce tras revelarse sospechas de cortes adulterados para consumo humano en 21 empresas del sector. El caso potenció la crisis de credibilidad que vive el país desde que la Operación Lava Jato reveló gigantescos desvíos de dinero público de la estatal Petrobras hacia la política. El sector frigorífico y los exportadores de carnes advirtieron que poner en tela de juicio la calidad de los productos brasileños favorecerá a los competidores. 

Anuncios

China, Chile, Corea del Sur y la Unión Europea han cerrado total o parcialmente sus mercados a las carnes brasileñas, tras revelarse las sospechas de cortes adulterados para consumo humano en 21 frigoríficos. En el caso de Seúl, suspendió la distribución de pollos brasileños, pero ha levantado la medida en las primeras horas de hoy martes.

Las denuncias golpearon de lleno a JBS y BRF, los dos gigantes del sector en Brasil, primer exportador mundial de carne bovina y aviar, que lucha por salir de dos años de recesión.

También pusieron bajo tensión la relación de la principal economía latinoamericana con algunos de sus socios comerciales, empezando por Chile, contra el que amenazó con tomar represalias en caso de cierre total de su mercado.

"Esperamos que más de 30 países cuestionen a Brasil por este asunto", dijo el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, en una rueda de prensa en Brasilia. Pero si todos impidieran la entrada de sus carnes, sería "un desastre" para Brasil, admitió. Maggi subrayó que los funcionarios brasileños estaban explicando a los importadores que la denuncia de la Policía Federal sobre el comercio de productos vencidos o en mal estado, presuntamente "maquillados" en algunos casos con ácido, está "circunscrita a 21 plantas", cuyas actividades de exportación ya fueron suspendidas.

 

La trama de los inspectores

La investigación echó luz sobre una trama en la que inspectores sanitarios supuestamente recibían sobornos de los frigoríficos para autorizar la venta de alimentos no aptos para ser consumidos. Más de 30 personas fueron detenidas y tres de los 21 frigoríficos investigados fueron clausurados temporalmente.

El caso potenció la crisis de credibilidad que vive el país desde que la Operación Lava Jato reveló gigantescos desvíos de dinero público de la estatal Petrobras hacia la política.

China -segundo comprador de carne vacuna y aviar de Brasil- frenó el ingreso de cortes brasileños, a la espera de explicaciones sobre el caso. "El escándalo de la carne podría ser la última amenaza para la recuperación de Brasil", resumió la consultora Capital Economics en una nota.

Con la economía sumergida en un pozo y el desempleo afectando a más de 13 millones de brasileños, una crisis en el sector cárnico es lo último que necesita el país. La industria facturó más de 13.000 millones de dólares en 2016 y emplea directa o indirectamente a seis millones de personas. En 2016, las exportaciones de carne de pollo superaron los 5.900 millones de dólares y las de carne bovina llegaron a 4.300 millones, según datos del Ministerio de Desarrollo y Comercio Exterior (MDIC).

 

La preocupación de la UE 

Informa nuestra corresponsal en Bruselas, Esther Herrera: 

Crónica de nuestra corresponsal en Bruselas

Ningún país europeo ha alertado de problemas con la carne de Brasil, de momento.Pero la Comisión Europea ya ha tomado medidas. Bruselas ha pedido que se suspendan las exportaciones de carne de Brasil hasta que se resuelva el escándalo

La Comisión a diferencia de otros países como China, no ha pedido que se retire la carne brasileña que se encuentra en los supermercados. Eso sí, se intensificarán los controles.

Ahora mismo, los expertos europeos siguen en contacto con las autoridades brasileñas para saber el alcance del escándalo y que afecta a Europa sobre todo en la carne de ave.

De momento sigue en el aire cómo puede afectar actualmente las negociaciones entre los países de Mercosur, del que forma parte Brasil, y la UE. De hecho, una de las principales preocupaciones de los agricultores europeos es que las exportaciones de carne aumentaran con un acuerdo de libre comercio pero piden que se preserve la calidad y seguridad.

La Comisión Europea reitera que se aplicarán controles más estrictos a los productos de Mercosur para que puedan exportar a Europa.
 

 

(Con AFP y Reuters)

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.