Saltar al contenido principal

Donald Trump: primera gira internacional en terreno minado

El rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz al Saud da la bienvenida al presidente Donald Trump, Riad, 20 de mayo 2017.
El rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz al Saud da la bienvenida al presidente Donald Trump, Riad, 20 de mayo 2017. REUTERS/Jonathan Ernst

El presidente de Estados Unidos Donald Trump llegó este sábado a Arabia Saudita, primera escala de una gira internacional que durará una semana. Debilitado internamente por los escándalos de su presidencia, la gira podría ayudarle a posicionarse internacionalmente.

Anuncios

Las imágenes difundidas este sábado por la televisión saudita hicieron olvidar por un instante la cadena de problemas que amenazan al presidente estadounidense. El avión Air Force One que transportaba al presidente y su comitiva aterrizó sin problemas en Riad poco antes de las 10 horas, tiempo local. Poco después Trump y su esposa, Melania, fueron recibidos por el rey Salman e inmediatamente conducidos al salón de honor del aeropuerto. Hasta aquí la imagen idílica.

Trump decidió romper con la tradición de sus predecesores quienes seleccionaron a su vecino del norte, Canadá, o del sur, México, para realizar su primer viaje internacional. En el caso de la Unión Europea (UE), principal socio comercial y aliado político militar, hará escala entre el miércoles 24 y el sábado 27 de mayo. El mandatario ha elegido Arabia Saudita para intentar rebajar las múltiples tensiones entre Washington y los países árabes, y también porque espera concluir su estancia de dos días en el reino wahabita firmando importantes contratos comerciales, notablemente para la compra de armamento. La tarea no será fácil.

Donald Trump deberá el domingo dar un discurso en presencia de cerca de 50 representantes de los países árabes, invitados especialmente por el rey Salman. Según fuentes cercanas a la presidencia estadounidense, será un discurso en donde subrayará "sus esperanzas" en favor de "una visión pacífica del Islam". Todo lo que diga será observado con detalle, en primer lugar porque el ahora presidente se ha caracterizado por hacer declaraciones en las que mezcla al Islam y el terrorismo; incluso su primer decreto -parado por la justicia federal, limitaba notablemente el derecho de entrada a los Estados Unidos a ciudadanos de países que profesan esa religión. También porque el rey Salman se pronunció e, favor de "una nueva asociación" entre Washington y sus aliados árabes.

Un tema central de las negociaciones será la lucha contra el terrorismo yihadista que encarna el grupo autoproclamado Estado islámico (EI). También deberá discutir sobre la política a seguir frente a Irán, el enemigo jurado del reino sunita y sus aliados. Trump es visto con gran simpatía por los países del Golfo Arábico por mantener un discurso muy duro contra el régimen de Teherán. Ahora deberá integrar a su visión la nítida reelección del presidente Hasan Rohani en la primera vuelta de la elección presidencial realizada ayer.

Alejado de los escándalos que han sacudido esta semana su presidencia, en particular la posible acusación en su contra por intentar bloquear las investigaciones de la justicia estadounidense, Trump deberá continuar su periplo en Israel y Cisjordania, donde se entrevistará con el derechista Primer Ministro Benjamín Netanyahu, y con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas. Ambos fueron se encontraron antes en Estados Unidos con el huésped de la Casa Blanca.

La tercera etapa de esta primera gira diplomática del presidente estadounidense tendrá como destino El Vaticano. Trump deberá encontrarse con el papa Francisco, quien criticó abiertamente la política del magnate millonario de construir un muro entre su país y México. Es durante esa escala que, sin duda, Trump pasará una de las pruebas más difíciles de su gira.

Las dos últimas etapas de su viaje estarán dedicadas a sus aliados occidentales. El jueves 25 asistirá en Bruselas a la Cumbre de la OTAN, organismo militar al que ha criticado y después alabado. Finalmente el viernes 26 y sábado 27 estará en Sicilia para participar a la Cumbre del G-7, donde en el menú estará el debate del compromiso estadounidense sobre el Acuerdo de París para luchar contra el cambio climático. Un desafío politico que provoca indigestión al presidente Trump.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.