Saltar al contenido principal

Trump: la batalla contra el terrorismo es "entre el bien y el mal"

El presidente de Estados Unidos Donald Trump durante su intervecnión ante los representantes de países musulmanes en Riad, 21 de mayo 2017.
El presidente de Estados Unidos Donald Trump durante su intervecnión ante los representantes de países musulmanes en Riad, 21 de mayo 2017. REUTERS/Jonathan Ernst

El presidente Donald Trump pidió a los dirigentes de los países musulmanes rechacen ser el santuario de los terroristas y les exhortó a trabajar juntos contra Irán. Su anfitrión, el rey Salman de Arabia Saudita, acusó a Irán de ser la "punta de lanza del terrorismo mundial".

ANUNCIOS

El presidente Donald Trump propuso este domingo 21 una nueva relación entre los Estados Unidos y el mundo musulmán basada en la "seguridad, la confianza y el comercio". Al hablar en Riad ante medio centenar de representantes de estados musulmanes, entre ellos 37 jefes de estado y de gobierno, Trump presentó la lucha contra el extremismo islamista como una batalla entre "el bien y el mal".

Trump inició su intervención saludando la hospitalidad de los sauditas, hizo referencia al presidente Franklin Roosevelt y al primer rey saudita, Abdulaziz bin Saúd para recordar la amistad que une ambos estados. Aseguró que la visión del mundo que tiene los Estados Unidos no es dar lecciones, imponer su punto de vista a los otros países, decirles cómo deben vivir o rezar, sino que se sustenta en una colaboración basada en la confianza, la seguridad y la prosperidad.

Ante la atenta mirada de los representantes de Turquía, Guinea, Chad, Egipto, Jordania, Argelia, Palestina, Omán, Irak, entre muchos otros, Trump invitó a los dirigentes árabes a acabar con "el extremismo islamista". Dijo que la lucha contra el terrorismo debe ser una prioridad de todos los países, y recordó los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos, o los que golpearon también Holanda, Rusia, China. Trump insistió en la necesidad de cortar "todas las fuentes de financiamiento del terrorismo". Medio Oriente debe decidir qué tipo de futuro quiere para sus hijos, precisó.

El mandatario aconsejó a su público adoptar decisiones basadas en el pragmatismo y no en ideologías inflexibles y les invitó a propiciar "reformas graduales". Habló de la posibilidad de alcanzar una futura paz entre palestinos e israelíes, pero se cuidó de hacer la menor observación sobre la caótica situación en Yemen, donde Arabia saudita lidera una coalición militar contra las fuerzas chiíes apoyadas por Irán.

Como era de esperar Trump no desilusionó las expectativas de sus poderosos anfitriones que apenas ayer le firmaron un cheque por más de 380 000 millones de dólares para los próximos 10 años, de los que 110 000 millones corresponden al rubro militar. Esos acuerdos permitirán crear decenas de miles de empleos en Estados Unidos y Arabia Saudita, dijo Trump quien poco después convocó a todos los estados musulmanes a unirse para aislar a Irán. "En espera que el régimen iraní muestre su voluntad de ser un verdadero socio de la paz, todas las naciones dotadas del sentido de la responsabilidad deben trabajar juntas para aislarlo", subrayó.

El discurso del mandatario estadounidense fue muy aplaudido. Los sauditas parecían haber olvidado el twittee que Trump escribió a finales del 2014 donde dijo "Los sauditas son unos fanfarrones, unos tiranos, cobardes. Tienen el dinero pero no el coraje"
 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.