Saltar al contenido principal

Tribunal electoral enfrentado sobre legalidad de testimonios contra Temer

Michel Temer, la semana pasada en Brasilia
Michel Temer, la semana pasada en Brasilia REUTERS/Paulo Whitaker

Los 7 jueces del Tribunal Superior Electoral deben determinar si la campaña presidencial de 2014 tras la que salió electa la fórmula Roussef-Temer se benefició de financiación ilegal procedente del fraude de Petrobras. El fallo podría conocerse el viernes, aunque no hay un plazo establecido para que los jueces emitan sus veredictos.

Anuncios

El Tribunal Electoral brasileño está a punto de pronunciarse sobre una vieja denuncia de que la campaña que le dio la presidencia a la fórmula  Dilma Rousseff - Michel Temer, en 2014, no es válida porque supuestamente fue financiada de manera ilegal

Un juicio que se realiza bajo fuerte presión política y judicial, y que llega marcado por la grabación publicada hace dos semanas en la que se oye a Temer dar su aval al pago de sobornos a un exdiputado preso por el escándalo de Petrobras. Los 7 jueces del Tribunal Superior Electoral deben determinar si la campaña presidencial de 2014 se benefició de financiación ilegal procedente del fraude de la petrolera. Pero los jueces parecen divididos sobre la legalidad de los testimonios. Los abogados defensores dicen que las pruebas del caso fueron presentadas hace tiempo y que la corte no debería tener en cuenta las nuevas revelaciones de los acuerdos de 77 directivos de la constructora Odebrecht. Los testimonios describen numerosos detalles de fondos ilegales de millones de dólares que supuestamente llegaron a los cofres de la fórmula Roussef Temer.

El juez relator del caso, Herman Benjamin, contrario a Temer, será el primero de los 6 que emita su veredicto. Enfrente suya tendrá al presidente de la Corte, Gilmar Mendes, amigo confeso de Temer, que puede hacer inclinar la balanza a favor del presidente brasileño según calcula hoy la prensa. Si al menos cuatro de los siete votan a favor de admitir los testimonios, sería un paso más hacia la destitución de Temer, siguiendo el camino de Rousseff, que fue destituida por manejo ilegal del presupuesto oficial.

Tanto Rousseff, de 69 años, como Temer, de 76, han negado haber cometido delito alguno. Temer jura que seguirá en funciones a pesar de los múltiples reclamos de su renuncia e índices de aprobación del 8%.

El fallo podría conocerse el viernes, aunque no hay un plazo establecido para que los jueces emitan sus veredictos. Es la primera vez en la historia de Brasil que un presidente en funciones podría ser destituido por la corte electoral.  Esta decisión no pondría necesariamente fin a la crisis política: abriría un proceso inédito en su historia según el cual corresponde a una combinación de senadores y congresistas nombrar al nuevo presidente de la República (el tercero en poco más de un año)

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.