Saltar al contenido principal
Guatemala

La preocupante situación del embarazo adolescente en Guatemala

En Guatemala, una de cada cinco adolescentes de entre 15 y 19 años ya ha sido madre o está embarazada.
En Guatemala, una de cada cinco adolescentes de entre 15 y 19 años ya ha sido madre o está embarazada. Flickr/CreativeCommons

En promedio 19 de cada 100 partos ocurridos en Guatemala durante la última década son de madres adolescentes menores de 19 años. Más de 25.000 fueron de niñas de entre 10 y 14 años.

Anuncios

Por Diana Fuentes
Integrante del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala (ICCPG) y miembro del Colectivo Voces de mujeres.

Andrea Martínez (el nombre fue cambiado por razones de seguridad) es originaria de una aldea al sureste de Guatemala, Retalhuleu. Tiene 15 años y lleva un embarazo de ocho meses. Esta adolecente acude, junto con un grupo de mujeres en su misma condición, a un centro de salud local que les brinda información sobre los cuidados que deben tener en esta etapa.

El caso de Andrea no es muy distinto al de las niñas que vivían en el albergue estatal el “Hogar Seguro Virgen de la Asunción” donde el pasado 8 de marzo del 2017, un incendio se cobró la vida de 41 adolescentes.

La noche anterior al fatídico 8 de marzo, algunas de las víctimas se habían escapado por los malos tratos que recibían por parte de las y los monitores del lugar. De acuerdo a las denuncias de las adolescentes, en el Hogar no recibían ni atención médica ni una alimentación suficiente, en cambio eran víctimas de abusos sexuales y golpes.

El mismo día del escape fueron rápidamente apresadas por la Policía Nacional Civil y los encargados del albergue y encerradas bajo llave en el Hogar, siguiendo órdenes directas del ejecutivo nacional.

Para llamar la atención de los monitores, las adolescentes quemaron un colchón. Pero el fuego se expandió y en nueve minutos el lugar estaba en llamas. Así fallecieron las 41 jóvenes y 15 otras fueron heridas de gravedad. Después de la tragedia las sobrevivientes fueron trasladadas a otros albergues. Todas tenían entre 12 a 17 años y embarazadas de ocho meses.

El embarazo adolescente en Guatemala es alto, y está relacionado con contextos de pobreza y falta de protección según un informe de UNICEF de 2007, titulado “Maternidad adolescente en América Latina y el Caribe. Tendencias, problemas y desafíos”.

Según la Encuesta Nacional de Salud Materna Infantil de 2014-2015 (ENSMI), en las zonas rurales una de cada cuatro está encinta. En el caso de Petén, al sur del país, es una de cada tres. La ENSMI señala que la maternidad en la adolescencia también se asocia con el nivel de pobreza y de educación.

Según el Resumen 2015 realizado por UNICEF, el Estado guatemalteco invierte en los programas dedicados a la niñez y adolescencia alrededor de 15.391 millones de quetzales (2.100 millones de dólares), el 3,4% del PIB.  Es decir, menos de un dólar por día por niño. Para satisfacer las necesidades y respetar los derechos de los niños, el Estado guatemalteco debería invertir alrededor de tres dólares por día, según el mismo resumen de UNICEF.

En 2013 de 51 mil partos que se registraron en el país, el 26 por ciento correspondió a adolescentes menores de 19 años, según el informe “Análisis de la situación de embarazos en niñas y adolescentes en Guatemala 2011-2013” de la Defensoría de la Mujer de Guatemala.

Los departamentos que más registraron embarazos en adolescentes en 2013 fueron Quiché, con el 54,5 %; Huehuetenango, 54,3 %; Baja Verapaz, 52,1 %; San Marcos, 50,6 % y Retalhuleu, 50 %. La mayoría de las y los habitantes de dichas regiones son indígenas.

Embarazo y violencia infantil en ascenso

En los últimos diez años se han se han registrado más de 25.000 partos de niñas entre 10 y 14 años y más de 680.000 de mujeres entre 15 y 19 años, según datos del Ministerio de Salud y del Registro Nacional de Personas publicados por Plaza Pública.

En promedio 19 de cada 100 partos ocurridos en la última década son de madres adolescentes menores de 19 años. La situación ha movido al Gobierno a emprender acciones, pero no ha establecido una meta techo para controlar el problema. Tampoco se cuentan con los recursos suficientes para atenderlo.

En el 2009 se aprobó la Ley contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas. Y en el 2011 se agrega al texto de la ley, de acuerdo con el código penal, como delito la violación sexual (artículo 173 del código penal), siendo el embarazo un agravante (artículo 174). También considera una violación sexual el tener relaciones sexuales con una menor de 14 años. Además considera la trata de personas como un delito que afecta mayoritariamente a adolescentes mujeres.

“El embarazo en menores de 14 años se le debe considerar como una violación y violencia sexual, porque la niña todavía no tiene las condiciones emocionales ni físicas para ser madre”, dijo a RFI la médica Rossana Cifuentes, y gerente de la sección Género e inclusión social de PASMO (Organización Panamericana de Mercadeo Social, por sus siglas en Inglés).

Durante el parto también se pueden presentar complicaciones, ya que en cuatro de cada 10 partos de adolescentes se deben hacer por cesárea porque la pelvis de no esta todavía desarrollada para dar a luz, según el resumen de Unicef de 2015.

Hasta el 2016 la ley guatemalteca consideraba que la edad mínima para contraer matrimonio era de 14 años para las mujeres y 17 para los hombres. Esta legislación normalizaba el embarazo en niñas de apenas 14 años.

A partir de noviembre 2016 el código civil estableció como edad mínima para casarse 18 años, tanto para hombres como mujeres.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.