Saltar al contenido principal
Estados Unidos

Críticas a Trump por su falta de condena con la extrema derecha en Charlottesville

Un hombre es golpeado durante los enfrentamientos de Charlottesville.
Un hombre es golpeado durante los enfrentamientos de Charlottesville. REUTERS/Joshua Roberts

Donald Trump lamenta los "tristes" hechos pero su condena no se refiere directamente a los grupos de extrema derecha que originaron los disturbios en Charlottesville. La Alt Right dio su apoyo al presidente cuando era candidato a la Casa Blanca.

Anuncios

Continúan las críticas contra el presidente Donald Trump por su negativa a condenar la actuación de los grupos de extrema derecha, la llamada alt-righ, tras la organización de la marcha de Charlottesville que acabó en disturbios, con una fallecida y decenas de heridos. Además, el teniente H. Jay Cullen y el piloto Berke M.M. Bates murieron al caerse el helicóptero que dirigían que participaba en operaciones en los alrededores del área de Charlottesville, en un accidente cuyas causas se investigan.

Este domingo, la hija y consejera del presidente estadounidense, Ivanka Trump, denunció este domingo "el racismo, la supremacía blanca y los neonazis", después de que su padre fuera criticado por su reacción por los disturbios durante una manifestación de la extrema derecha la víspera en Charlottesville.

"No hay lugar en la sociedad para el racismo la supremacía blanca y los neonazis. Todos tenemos que unirnos como estadounidenses y ser un país unido", señaló en una serie de tuits. Su posición se desmarca de la del mandatario, que el sábado reprobó tanto a los manifestantes de derecha como a los antirracistas por la violencia generada por "ambas partes".

Tras haberse manifestado en Twitter, Trump hizo una declaración pública condenando "esta exhibición indignante de odio, fanatismo y violencia". El mandatario agregó luego "Condolencias a la familia de la joven mujer que murió hoy, y mis mejores deseos para todos quienes resultaron heridos, en Charlottesville, Virginia. Es muy triste!".

Después añadió que este tipo de hechos suceden en Estados Unidos desde hace muchos años, "también bajo la presidencia de Barack Obama" y aprovechó para  referirse a los avances del país en otros campos, como la creación de empleo o la renegociación de acuerdos comerciales. "Tenemos tantas cosas increíbles", dijo antes de señalar que los hechos de Charlottesville son "muy tristes".

Sin embargo, la negativa de Trump a criticar a grupos de la ultra-derecha provocó críticas, incluso por parte de miembros de su Partido republicano. "Muy importante para la nación escuchar a @potus describir los eventos en @Charlottesville por lo que fueron, un ataque terrorista de #supremacistas blancos", dijo el senador por Florida Marco Rubio en Twitter.

El veterano senador Orrin Hatch de Utah, twiteó "Debemos llamar al diablo por su nombre. Mi hermano no dio su vida luchando contra Hitler por sus ideas nazis para que sean aceptadas aquí en casa".

Manifestación de supremacistas blancos

Los grupos de la derecha radical querían denunciar y oponerse en forma unitaria al proyecto de Charlottesville de retirar de un espacio municipal la estatua del general confederado Robert E. Lee, quien luchó a favor de la esclavitud durante la Guerra Civil estadounidense.  Centenares de personas confluyeron en Charlottesville sea para participar o protestar contra la "Marcha de la Derecha Unida”. Los disturbios estallaron rápidamente aunque agentes anti-disturbios y tropas de la guardia nacional ocuparon pronto el centro de la ciudad.

Una de las víctimas fue una mujer de 32 años, que murió cuando un automóvil embistió -intencionalmente según testigos- a una multitud de contra-manifestantes que se oponían a una marcha de la derecha radical estadounidense, integrada por neo-nazis, supremacistas blancos, Ku Klux Klan (KKK) y la derecha alternativa o Alt Right, parte de la cual apoyó a Trump en la elección presidencial.

Los testigos aseguraron que un vehículo negro se lanzó contra la multitud golpeando a todo el mundo. “Luego retrocedió y nos volvió a imbestir”, relató a la AFP un testigo. El sospechoso es James Alex Fields Jr, de 20 años, natural de Ohio, que fue detenido considerado culpable de “homicidio criminal”, según el jefe de Policía, Al Thomas.

"Hechos de intolerancia racial y odio"

El Fiscal general Jeff Sessions dijo que tales "hechos de intolerancia racial y odio" traicionan valores fundamentales y "no pueden ser tolerados". El FBI anunció el inicio de una investigación de derechos civiles sobre el caso. "El FBI examinará todos los hechos y evidencias disponibles", señala la policía federal en un comunicado.

El gobernador de Virginia Terry McAuliffe había declarado estado de emergencia, exhortando a no concurrir a la protesta y la policía había prohibido la manifestación.

   En medio de nubes de gas lacrimógeno, los enfrentamientos a golpes entre manifestantes de la derecha radical y contra-manifestantes se multiplicaban aún antes de comenzar la movilización, con riñas, arrojándose proyectiles e intercambiando golpes con palos, según una periodista de la AFP en el lugar. La tensión aumentaba además porque algunos manifestantes portaban visiblemente armas a la vista, algo que está permitido por la ley en Virginia.

Hacia el final de la tarde, al menos 35 personas eran o habían sido atendidas por heridas graves o leves, informó Thomas.

Con información de AFP.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.