Saltar al contenido principal
Estados Unidos

Trump acompaña a los damnificados de Harvey

Trump Houston
Trump Houston Reuters

Con elogios a la labor de funcionarios locales y federales ante una catástrofe de dimensiones ‘épicas’, el presidente Trump visitó el estado de Texas. Houston, cuarta ciudad más poblada de Estados Unidos, está bajo las aguas.

Anuncios

Cuatro días después de que Harvey tocara tierra como un huracán de categoría cuatro, las calles de Houston siguen transformadas en ríos.

Los equipos de emergencia siguen intentando salvar a cientos de damnificados y el alcalde de la ciudad, Sylvester Turner, ordenó un toque de queda nocturno para impedir nuevos saqueos.

Trump evitó no visitó la ciudad para no entorpecer las labores de rescate y estuvo en cambio con su esposa en la localidad de Corpus Christi. Portando una gorra con siglas "USA" (EEUU) y ondulando la bandera de Texas, el mandatario envió un mensaje de unidad ante la catástrofe.

Con el fantasma de la desastrosa respuesta gubernamental al huracán Katrina en 2005 vivo en las mentes de los estadounidenses, Trump expresó esperanza de que "en cinco o diez años nos digan que reaccionamos como se debía".

"Es épico", dijo sobre la elevación de las aguas. "Pero pasó en Texas y Texas puede enfrentar cualquier cosa", aseguró.

El presidente norteamericano insistió sobre el hecho de que la emergencia sigue subrayando que "salvar vidas y garantizar la seguridad de los habitantes es una prioridad".

Persisten las lluvias

Las lluvias siguen siendo la "mayor amenaza", dijo a la AFP, Dennis Feltgen, un portavoz del Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Más de seis millones de habitantes de Texas han sido impactados por 76 cm o más de lluvia desde el viernes, según el Servicio Nacional del Clima, que aún espera que Harvey acumule entre 15 y 30 centímetros adicionales de agua hacia el norte y este de Houston, a ambos lados de la frontera con la vecina Luisiana.

La tormenta envió a unas 8.000 personas a refugios y cientos esperan ser rescatadas en Texas, el segundo estado más grande del país, y al que Trump había prometido el apoyo del gobierno federal en el "largo y difícil camino de la recuperación".

Las autoridades esperan albergar a un total de 30.000 personas en refugios y estiman que unos 450.000 pedirán ayuda al gobierno federal.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.