Saltar al contenido principal
Estados Unidos

La violencia familiar, detrás de la matanza de Texas

Ramiro y Sofía Martinez durante una vigilia tras la matanza en la  First Baptist Church en Sutherland Springs, Texas, el 5 de noviembre de 2017.
Ramiro y Sofía Martinez durante una vigilia tras la matanza en la First Baptist Church en Sutherland Springs, Texas, el 5 de noviembre de 2017. REUTERS/Sergio Flores

Kevin Patrick Kelley, que mató a tiros a 26 personas en una iglesia de Texas, habría actuado motivado por problemas familiares, dijeron las autoridades este lunes, mientras el acceso a las armas de fuego en Estados Unidos vuelve a estar sobre la mesa.

Anuncios

Con Xavier Vila, corresponsal de RFI en Washington

Las autoridades trabajan con la hipótesis de que una disputa domestica entre el presunto homicida Devin Kelley y su ex suegra fuera el detonante de la matanza de ayer en la iglesia bautista de Sutherland Springs.

La mujer era una feligresa habitual del centro religioso, si bien ayer no estaba allí cuando ocurrieron los hechos.

“Había un problema familiar latente. La suegra del sospechoso atendía misa en esta iglesia. Y sabemos que ella había recibido mensajes amenazantes de él”, dijo Freeman Martin, el director del departamento de seguridad pública de Texas.

Según el funcionario, el ataque "no tuvo una motivación racial, y tampoco estuvo relacionado a creencias religiosas. Había un problema doméstico con sus familiares políticos", añadió.

De acuerdo con Martin, Kelley sabía que su suegra asistía a esa iglesia y que antes del sangriento ataque había enviado "mensajes amenazadores".

Kelley había sido interrogado al menos dos veces en los últimos 5 años por supuestos episodios de violencia domestica que afectaron a su entonces novia, con la que se terminó casando y de quien luego se divorció.

Antes Kelley fue confinado durante un año y licenciado de la fuerza aérea con deshonor tras agredir a su esposa y su hijo.

Este patrón de comportamiento violento se completa con la acusación de crueldad animal de la que fue objeto en Colorado en el 2014. Según la policía, Kelley podría haberse suicidado tras empotrar su coche en la cuneta mientras era perseguido por dos vecinos que lo confrontaron tras la matanza que provoco en la iglesia.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.