Saltar al contenido principal
Noticias de América

La Corte IDH pide reconocer el matrimonio igualitario en América Latina

Audio 04:32
Miembros de la comunidad gay celebran frente al palacio presidencial después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos falló para que los estados de la región reconozcan el matrimonio igualitario, en San José, Costa Rica, el 9 de enero de 2018.
Miembros de la comunidad gay celebran frente al palacio presidencial después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos falló para que los estados de la región reconozcan el matrimonio igualitario, en San José, Costa Rica, el 9 de enero de 2018. REUTERS/Juan Carlos Ulate

En una interpretación histórica, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, llamó a los estados de la región a garantizar la identidad de género, a avalar el matrimonio gay y a extender a las parejas del mismo sexo los derechos hoy otorgados a las parejas heterosexuales.

Anuncios

El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José, Costa Rica, es una 'opinión consultativa' que responde a las preguntas que le hizo Costa Rica. Sin embargo tiene un valor vinculante. Se trata de un fuerte mensaje enviado a todos los Estados que han ratificando la Convención Interamericana de Derechos Humanos para que avancen en la adaptación de sus leyes.

"Si la han ratificado de buena fe, la Corte les está diciendo 'estas son sus obligaciones''', explicó a RFI Marcela Martino, subdirectora para América central y México del CEJIL, el Centro por el derecho y la justicia internacional por sus siglas en inglés.

Argentina, Brasil, Colombia y Uruguay reconocen el matrimonio gay. En Chile y Ecuador, se ha legalizado las uniones civiles de personas del mismo sexo. Pero en Bolivia, Paraguay y Perú, por ejemplo, no existen ninguna de estas figuras.

Además de exigir a los estados de la región reconocer el matrimonio gay y otorgar a las parejas homosexuales los mismos derechos que a las parejas heterosexuales, el tribunal interamericano da una pauta precisa para que los estados que ratificaron la Convención garanticen la identidad de género auto percibida.

Ante un continente donde las tradiciones y la religión aun pesan mucho en las opiniones públicas y en la decisiones políticas, el tribunal recordó que "en sociedades democráticas debe existir coexistencia mutuamente pacífica entre lo secular y lo religioso", sin que una esfera interfiera en la otra.

Entrevistados:

  • Marcela Martino, subdirectora para América central y México del CEJIL, el Centro por el derecho y la justicia internacional.
Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.