Saltar al contenido principal
Noticias de América

Gina Haspel, la futura jefa de la CIA acusada de tortura

Audio 04:31
La directora adjunta de la CIA, Gina Haspel, es juramentada por el presidente del comité, Richard Burr, para testificar en la audiencia de confirmación del Comité de Inteligencia del Senado en Capitol Hill en Washington, EE.UU., 9 de mayo de 2018.
La directora adjunta de la CIA, Gina Haspel, es juramentada por el presidente del comité, Richard Burr, para testificar en la audiencia de confirmación del Comité de Inteligencia del Senado en Capitol Hill en Washington, EE.UU., 9 de mayo de 2018. Alex Brandon / Pool vía REUTERS

La veterana ex agente de operaciones encubiertas dirigió un centro de tortura a miembros de Al Qaeda durante el año 2002, en Tailandia. Una práctica prohibida por la ley del Estados Unidos, pero apoyada por el gobierno del entonces mandatario George W. Bush. Hoy, bajo el cargo de directora adjunta, fue propuesta por Donald Trump para dirigir la CIA.

Anuncios

Los treinta y tres años de carrera de la ex agente Gina Haspel en la CIA están en un punto clave. Si los 51 votos del Partido Republicano en el Senado no tienen fisuras, será confirmada como jefa del órgano de inteligencia más influyente del mundo. Pero, si su pasado oscuro trasciende, la balanza de los votos cambiará para ser rechazada.

Sobre esa delgada línea camina Gina Haspel esta semana luego de que se supiera que lideró un centro de detención clandestina en Tailandia donde se torturaron a miembros de Al Qaida durante varios interrogatorios. Estos están prohibidos por los tratados contra la tortura, firmados por los Estados Unidos.

Entrevistado: Alberto Mora, investigador en Derechos Humanos de la Escuela Kennedy, de la Universidad Harvard.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.